Nuestra valoración: 3 cachirulos de 5 posibles, restaurante recomendable

Casta Portoles - Restaurante Zaragoza Fuimos un viernes al restaurante Casa Portoles, a primeros de enero en plena cuesta de enero, por lo cual dábamos por hecho que fuéramos donde fuéramos habría poca gente, y asi fue, estábamos sólos en el restaurante.

Es un restaurante pequeño, ubicado en algo parecido a una bodega, con varias estancias comunicadas con unos arcos. Apenas hay 20-25 mesas (no las conté pero el sitios es pequeño), el techo es más bien bajo y por la proximidad de unas mesas con otras y por el hecho de que es un restaurante de fumadores, supongo que si todas las mesas están llenas el lugar se puede convertir en un poco claustrofobico, y no recomendado si nos molesta el humo del vecino.

Casta Portoles - Restaurante ZaragozaLe pregunté al camarero si había zona de no fumadores y me respondío que cuando solicitan zona de no fumadores los pone en el fondo del restaurante, donde están los extractores, para que haya menos humos (buena intención pero no se si funcionará en la práctica).

El local: en resumen el local es algo pequeño y demasiadas mesas, no recomendado si nos molesta el humo o las apreturas.

El servicio: Muy atento y educado pero sin peloteos ni nada parecido, hacen su trabajo correctamente, lo que no puedo evaluar es si hubera estado lleno lo que hubiera pasado, pero por el número de camareros que había, bastantes, pienso que el servicio hubiera sido rápido.

La carta: No demasiado amplia, pero eso tampoco tiene por que ser malo puesto que demasiada carta me hace pensar que está todo congelado. Tienen varios pescados pero no frescos sino cocinados con salsas, rebozados, etc, por lo cual no es recomendado para amantes del pescado fresco. La carne, tienen más variedad, la mayor parte cocinada también: cordero asado, manitas de cerdo, carne de caza estofada, … y algo de plancha como el solomillo.

Vinos: Su carta es ámplia, aunque algo caros creo yo, en su carta de vinos abundan los reservas y selecciones especiales, dejando de lado los vinos jóvenes. Esto es normal puesto que para su carta de carnes de caza y productos elaborados se requieren más los vinos con rica crianza en madera para un correcto maridaje.

Postres: De complejos nombres y buena presentación pero luego se quedan un poco cortos y no están a la altura de los platos anteriores, aunque el precio si que está a la altura, caros.

Cenamos (2 personas):

  • Queso fresco con hierbas , para untar (regalo de la casa como picoteo).
  • Arroz caldoso con salsa de queso, con almejas y borrajas (para compartir).
  • Merluza Frita con migas rojas (pimentón).
  • Cabrito guisado.
  • Sorbete de manzana.
  • Pirámide milhojas con helado y chocolate caliente.
  • Vino: rosado Enate 2007.

Precio: 77 Euros.

Casta Portoles - Restaurante Zaragoza

Casta Portoles - Restaurante Zaragoza

El queso de picoteo: no estaba mal (sobre todo por el precio), pero estaba demasiado frío.

Casta Portoles - Restaurante Zaragoza

El arroz caldoso: Excelente, muy muy bueno, recomendado. No se dejen engañar por el plato, aunque parezca pequeño es profundo y la cantidad es más que suficiente.

La merluza: Bien presentada, pero nada más, el rebozado demasiado tostado, la merluza cruda por dentro y sosa, el peor plato de la cena con diferencia.

Casta Portoles - Restaurante Zaragoza

El cabrito guisado: Bueno, bien hecho por dentro, se deshacía al partirlo, aunque las setas le quitaban parte del protagonismo a la carne que se quedaba un poco en segundo plano, pero en general bueno, sólo una pega: alguna astilla de hueso suelta que puede hacer una mala pasada a nuestros dientes, ojo.

Casta Portoles - Restaurante Zaragoza

Pirámide mil hojas: chocolate+helado de vainilla+galletas: muy corto y soso para los 6 euros que cuesta.

Casta Portoles - Restaurante Zaragoza

Sorbete de manzana: estaba bueno, pero sin nada especial, era eso: sorbete de manzana.

Casta Portoles - Restaurante Zaragoza

En general: demasiada diferencia entre unos platos y otros por lo que si seleccionamos mal puede que salgamos descontentos, y no recomendable para claustrofóbicos y si nos molesta el humo o si queremos intimidad: las mesas están muy juntas.

Si ha estado en el restaurante Casa Portoles de Zaragoza, le invitamos a que ponga un comentario con la experiencia que ha tenido, gracias.