Nuestra valoración: 2 cachirulos de 5 posibles, algunas deficiencias importantes detectadas en el restaurante

Restaurante Cruz Blanca El Restaurante Cruz Blanca de Zaragoza está ubicado en la plaza del carbón (Plaza Salamero), es nuevo. En la parte exterior varias pizarras nos muestran gran cantidad de raciones para compartir y un menú que me llamó la atención “Menú Cervecero” a 28 euros + Iva.

En una de sus puertas un gran cartel de baldosa nos muestra “Restaurante Cruz Blanca“, por lo cual doy por hecho de que no sólo es un bar de raciones sino que existe un restaurante en su interior para cenar platos o el menu cervecero.

Decidimos entrar, nada más entrar me doy cuenta de que todo es nuevo, lógico puesto que acaban de abrir, pero aun así todo me parece familiar… ya está, es una de esas franquicias Gambrinus que todas son iguales… o casi.

En primera instancia tenemos un bar, un típico bar de estas franquicias. Nadie nos atiende, en el bar habrá escasamente 4 ó 5 clientes y 3 camareras. Al fondo vemos unas escaleras que bajan sobre las cuales otro cartel, también de baldosas, dice “Comedor“, bueno, pues ya que no nos atienden me dirijo hacia ellas… en ese momento me pregunta que que deseo y les indico que queremos cenar el “Menú Cervecero”, primera sorpresa, me dicen que no saben de que les hablo… les informo de que está en un cartel en la parte exterior… caras de sorpresa, una de las chicas decide bajar a conica a preguntar. Yo no se que pensar. Al momeno sube y me dicen que si, que perdone pero que es nueva, bueno. Nos invitan a pasar, nos dirigimos a las escaleras para bajar pero segunda sorpresa: el menú cervecero no se come en el restaurante sinó en una salita contigua donde sirven las raciones… mal empezamos (el menú cuesta 30 euros por cabeza, no son raciones), me pienso el tomar el menú o bajar a la carta al restaurante para verlo, … bueno pruebo el menú.

Dicha sala donde dan las raciones y este menú, es igual que el resto del establecimiento, nuevo, totalmente decorado, pero muy frío, no me acoge, me hace sentir incómodo, me transmite artifiacialidad, temporalidad, lejanía, …. nada.

Busco los baños para lavarme las manos, están abajo, bajo… al salir del baño veo una puerta de cristal, que es la del restaurante Cruz Blanca propiamente dicho, decido entrar sólamente unos segundos para ver como es, a ver si no es tan frío como el resto, cuando abro la puerta veo momentáneamente que es igual que el resto… frío, sólo por unos segundos porque me topo con la camarera que nos atiende arriba y le indico que me gustaría verlo un segundo: tercera y más desagradable sorpresa, me dice acorde de temperatura con el local “lo siento pero no se lo puedo enseñar porque está ocupado“, hombre claro que está ocupado, por otros clientes como yo, de hecho yo quería haber estado alli, pero no estoy, …. mucho frío, me quedo helado, la camarera delante de la puerta impidiéndome el paso… se lo repito con una sonrisa puesto que no puedo creerme que no me deje ver el salón unos segundos… “sólamente era para ver como era, nada más“, ella insiste: “de verdad que si no hubiera nadie se lo eseñaría, pero es que está ocupado“, … evidentemente no es que no me haya entendido, es que no me deja pasar… grave falta de educación y por ende de profesionalidad, no pasa nada vuelvo a mi desangelada sala, los dos o tres segunos que lo he visto han sido suficientes para ver que era igual de poco acogedor que el resto.

Durante toda la cena estuvimos sólos completamente en la sala, salvo por los constantes paseos que se daba la camarera por allí.

Restaurante Zaragoza Cruz Blanca

El Menú Cervecero del Restaurante Cruz Blanca:

  • Ensalda de Queso de Cabra con vinagreta de miel y frutos secos.
  • Fritura de Bacalao.
  • Paletilla de ternasco confitada a 70º y rustida al Horno.
  • Esponjoso tibio de chocolate con su helado.
  • Pan agua y “… toda la cerveza de barril que dese”.

Precio: 60 euros.

Por partes:

Restaurante Zaragoza Cruz Blanca

En primer lugar nos traen el pan: fatal, trozos de pan cortados hace horas, aplastados, que me hacen pensar que han pasado a lo largo del día por varias mesas antes que la nuestra… ni los tocamos.

Luego nos traen el agua y la cerveza: la cerveza mal, es la típica cerveza de estas franquicias, que para la barra está bien, pero para un menú de este tipo no procede en absoluto, suspenso rotundo en maridaje, ingénuo de mi pensé que la ser platos elaborados servirían alguna cerveza artesanal acorde a los platos… de eso nada, mala cerveza y punto, eso si, muy fría por lo menos.

Restaurante Zaragoza Cruz BlancaLa ensalada: generosa ensalada, bien presentada, con un no menos generoso corte de queso de cabra caramelizado en la parte superior con miel, muy abundantes frutos secos de todo tipo, anacardos, avellanas, almendras, pasas… aderezado con vinagre de módena. Muy buena y copiosa.

Restaurante Zaragoza Cruz Blanca

La Fritura de bacalao: muy fina, tres taquitos fritos en su punto procedentes de una buena materia prima, pinchados en un palito adornado en la parte superior por unos pimientos verdes, muy ricos, que al menos en mi caso ninguno picaba. Punto de sal logrado, ni sosos como ocurre en otros casos, ni salados que no se puedan comer, …. ricos.

Restaurante Zaragoza Cruz BlancaPaletilla de ternasco: agradable sorpresa, estaba en su punto, de cocina, de temperatura, de servicio, de presentación, era lo que todos esperamos: un trocito de ternasco bien hecho. Eso si, para los que somos buenos comedores se queda un poco pequeño, pero es mejor un trozo pequeño que da pena que se acabe que un trozo grande que esperas que se acabe muy pronto para olvidarte de el. En esencia la calidad de la paletilla por encima de la media de lo que nos tienen acostumbrados en Zaragozamuy buena.

Restaurante Zaragoza Cruz Blanca

El postre: bien presentado, bueno, pero ninguna sorpresa, un trozo de bizcocho de chocolate con una cucharada de helado, correcto pero no a la altura de sus platos anteriores.

Resumen: gracias a Dios en este tipo de franquicias los cocineros no van con la decoración, lo mejor con diferencia su cocina, el resto, su servicio, sus estancias, su ambiente… fríos y artificiales. Al restaurante lo salva claramente su cocina. El menú cervecero recomendado para ir en grupo y degustar buenos productos a un precio moderado, llevando los comensales su propio entorno puesto que local no te abriga en absoluto, y…. con toda la cerveza que te puedas tomar incluída en el precio, eso si, de barril.

Restaurante Cruz Blanca Zaragoza

TTE CORONEL VALENZUELA, 13
ZARAGOZA
Teléfono: 976 232 889 / 976 218 475
Restaurante Cruz Blanca de Zaragoza