Nuestra valoración: 4 cachirulos de 5 posibles, restaurante muy recomendable (Restaurante muy recomendable)

  • Dirección del restaurante: Calle Latassa 34, Zaragoza.
  • Tipo de cocina: Aragonesa, especialidad cabrito asado, cochinillo, mercado.
  • Precio: menú cerrado desde 26 euros, menú especial 38 euros.
  • Fecha de la visita: abril 2017

El restaurante la Bodega de Chema ostenta el galardón de ofrecernos unas de las mejores mesas de producto de calidad y temporada en Zaragoza, siempre sin dejar de lado su antológico cabrito asado reconocido por propios y extraños como un auténtico manjar.

La cocina de la Bodega de Chema centra su esfuerzo en poner en nuestro plato el mejor producto tratado con extraordinario amor y cariño en la cocina, para que en cada momento del año podamos disfrutar con lo mejor del momento, siempre haciendo referencias inequívocas a la despensa de Aragón y nuestra cultura gastronómica.

La Bodega de Chema sigue dirigida, como siempre, por la familia Vallejo, los últimos 15 años capitanead0 por Juan Vallejo, uno de los hijos, que con buen hacer apuesta por la calidad, continuando así la histórica tradición de este restaurante.

restaurante bodega chema zaragoza

Los salones y el servicio.

Elegancia y absoluto respeto por nuestra comodidad y tranquilidad, un entorno sosegado, donde nosotros marcamos el ritmo y se pone a nuestro servicio personal cualificado con objeto de hacernos disfrutar de una experiencia plena, donde los protagonistas somos nosotros y nos permiten degustar suculentos platos sin intromisiones.
El restaurante pone a nuestra disposición tres salones, dos en planta calle y otro en la bodega, donde además hay un salón privado. En uno de los salones hay un proyector habilitado para videoconferencias en directo y equipados con todo los últimos adelantos para presentaciones, con una capacidad máxima de 50 personas.

restaurante la bodega de chema zaragoza

El tipo de cocina del restaurante La Bodega de Chema.

Se trata de una cocina de mercado centrada en el producto de temporada del momento. Si bien es una cocina clásica con toques actuales, centrándose en el producto y cocina Aragonesa, hay que destacar el gran bagaje y saber hacer de esta cocina, donde se observa un deseo de calidad en cada uno de sus platos que en ningún caso es fruto del azar sino de una experiencia y trabajo constante.

A tener en cuenta también las cenas maridadas que se desarrollan cada, aproximadamente, mes y medio, donde además de cenar muy bien el enólogo de la bodega invitada explica pormenorizadamente los secretos de cada uno de los vinos que se sirven. Imprescindible reserva previa.

Los vinos.

La carta de vinos evidencia las ganas de sorprender con sentido la comparsa de delicias que aparecerán en nuestra mesa, con vinos deliberadamente diferentes y seleccionados, como vinos de la tierra, de extremadura, de alicante, etc, sin olvidar algunos clásicos.

restaurante la bodega de chema zaragoza

restaurante la bodega de chema zaragoza

Lo que cenamos.

Ensalada con esturión de Graus.
Por si alguien todavía no se ha enterado en Aragón, en Graus concretamente, tenemos esturiones, este selecto pescado del cual proviene el caviar.
La Bodega de Chema hace un alarde de ganas de innovar ofreciendo esta ensalada con esturión, algas y mezclum. Muy rica y con una textura particular por las algas.

restaurante la bodega de chema zaragoza

Madejas con alcachofas, ajetes y fondo romesco.
Otro producto de Aragón, nuestro cordero, en este caso crujiente y acompañado de alcachofas extremadamente tiernas y sabrosas.
Un plato que puede parecer pesado pero en absoluto lo es. Muy equilibrado.

restaurante la bodega de chema zaragoza

Arroz con azafrán de Monreal del Campo.
Nada que ver el sabor de este arroz al que estamos acostumbrados, y esto es principalmente por el azafrán, también de Aragón, y casero totalmente, cultivado, recogido y procesado en Monreal del Campo de forma tradicional.
Acompañado de pulpo, gambas y verduras, un sabor sencillamente brillante y por supuesto diferente.

restaurante la bodega de chema zaragoza

Pluma ibérica.
La pluma se caracteriza no tiene prácticamente grasa (es la porción anterior a la cinta de lomo). Venía con cebolla caramelizada, moscatel, soja y cuscús, que le daba un sabor peculiar.

restaurante la bodega de chema zaragoza

Cochinillo:
Vaya grata sorpresa, buenísimo, muy recomendable para los amantes, como yo, de este sabroso bocado, estaba muy tierno y jugoso por dentro y crujiente y dorado por fuera. Lo cocinan durante 6 horas a 80 grados y luego un toque de horno fuerte antes de sacar a la mesa. El animalito era oriundo de Segovia, como sabemos cuna de este plato.
Y qué decir de las patatas, brutal, lo dicho para probarlo.
Denotar también la gran cantidad del plato, esto que aparece en la foto es una ración, que vamos, ni de lejos nos pudimos terminar, a tener en cuenta cuando pidamos los platos, si queremos cochinillo un primero suave, o bien el cochinillo a compartir. Que lo disfruten.

restaurante la bodega de chema zaragoza

Postre.
Un helado casero con terrina de chocolate y galletitas de almendra.
Muy rico también, pero a estas alturas de saturación no pude disfrutarlo plenamente, volveré a por él otro día.

restaurante la bodega de chema zaragoza

Resumen y opinión del restaurante La Bodega de Chema, Zaragoza.

Ya son muchas, o más bien muchísimas, las veces que he aterrizado en sus mesas, y siempre a sido muy placentera la visita. He de decir que en esta visita, y dejándome recomendar, he probado nuevos platos y productos, como su excelente cochinillo, las madejas con alcachofas, o su impresionante arroz de azafrán. Ningún pero en ellos, buen producto, siempre de temporada, perfecta ejecución en cocina y un servicio de sala al nivel de lo anterior.
Y es que en un restaurante volcado en la calidad y de productos de temporada lo mejor siempre es preguntar y dejarnos aconsejar, siempre dentro de nuestros gustos y momentos, porque así nos llevaremos una experiencia maravillosa digna de recordar.
Sin lugar a dudas tenemos que estar orgullosos de disponer de restaurantes como La Bodega de Chema en nuestra ciudad, Zaragoza.  Buen provecho.