Nuestra valoración: 4 cachirulos de 5 posibles, restaurante muy recomendable(Restaurante Muy Recomendable)

  • Dirección: C/ Santa Teresa de Jesús, 25  50006 Zaragoza
  • Tipo de Cocina: basada en producto, clásica, con elaboración actual.
  • Fecha de la visita: febrero 2012
  • Precio: menú cerrado por 28 euros, menú autor por 40 euros, carta a partir de 50 euros.

Si pensamos en cualquiera de los grandes restaurantes de España nos viene siempre parejo en nuestra mente otro nombre, el del Chef. Crear un gran restaurante es cuestión de años de dedicación, de pasión y de buen hacer, sin tiempo, conocimiento y muchas ganas no se hace un restaurante de renombre y de calidad asegurada.

Al restaurante el Chalet de Zaragoza yo lo meto en la categoría de grandes restaurantes de España, opino que si este restaurante estuviera en otra latitud aparecería por derecho propio en los listados de los mejores restaurantes de nuestro país, saldría en la televisión, sería galardonado y alabado por los críticos nacionales y seguramente también por las famosas listas internacionales que han sido, aunque ahora menos, la Biblia de la gastronomía mundial.

Restaurante El Chalet, Zaragoza.

Sí, es cierto, el restaurante el Chalet es ya famoso y su trabajo ha sido reconocido, pero ¿lo sifuciente?, ¿si hubiera en Aragón críticos gastronómicos comprometidos tendríamos este defecto de reconocimiento de los restaurantes de nuestra tierra?, creo que no, si los críticos se comprometieran con “lo nuestro” lograríamos estar mejor valorados, creo que en Aragón tenemos Grandes Restaurantes, de reconocimiento local, pero no global.

Y es que al fin y al cabo la gastronomía es un motor turístico y promocional de las zonas geográficas, y por desgracia en nuestra zona no logramos “llevarnos el gato al agua“, y no hemos conseguido que nos vean lo suficiente fuera de nuestra comunidad. Con respecto a esto, sería interesante saber que apoyo reciben los grandes restaurantes de España de los Gobiernos autónomos por su labor promocional, y compararlo con el apoyo que reciben aquí en Aragón… de esto hay mucho que hablar, quizás en otro momento.

El restaurante El Chalet Zaragoza.

El nombre que acompaña de forma solidaria al del restaurante el Chalet es el de Angel Conde, su Chef y propietario. Un profesional de la gastronomía de gran reconocimiento nacional, profesor de hostelería, con inquietudes innatas por lo más actual y amante pasional de su trabajo. Estas cualidades profesionales extrañamente se aunan en Angel Conde con la humildad, sencillez, trato fácil y cercanía.

Son varias veces las que he estado en el restaurante El Chalet, y en todas ellas me he encontrado como en casa, su mobiliario muy elegante, sobrio, educado hacia los invitados en formas, colores y luces, acabados detalles, limpieza extrema.

Restaurante El Chalet, Zaragoza.

Su distribución, es un chalet, como su nombre indica, consta de tres zonas, una planta superior a la que se accede por escaleras, una zona en la planta baja, de acceso llano, y un jardín, ideal para las cenas de verano.

Restaurante El Chalet, Zaragoza.

En la planta baja dispone también de un salón privado, si lo solicitamos, que para las comidas de grupo o familares es perfecto, con paredes de cristal que lo inundan de luz natural que alegra sobremanera cualquier mesa, y es así, será por nuestra naturaleza pero una mesa con luz natural es mucho más alegre, estamos más contentos, disfrutamos más de los platos y las risas y bromas aparecen naturalmente.

Restaurante El Chalet, Zaragoza.

Una música suave acompaña nuestra comida de forma constante sin interferirla en ningún momento.

Las mesas ámplias, bien distanciadas, microambiente para cada cual, sillas clásicas y cómodas, luz y temperatura adecuadas. El menaje muy bien, calidad y limpieza, cambios constantes de cubiertos.

El servicio.

De un servicio de sala en un restaurante lo ideal es que esté cuando lo necesitemos y no nos demos cuenta de que está el resto del tiempo, y eso nos encontramos. Pendientes de nuestra mesa en la distancia sin atosigar, y siempre presente cuando demandábamos cualquier cosa. Tremendamente educado, profesional y completo conocedor de los platos de la carta.

Se agrade también la presencia del propio Chef, Angel Conde, en sala, preguntando a los clientes por su bienestar, despidiéndolos cuando es posible, haciendo sugerencias sobre platos y vino según gustos, etc, todo un lujo que rara vez encontramos salvo en los Grandes Restaurantes donde los cocineros viven con pasión su trabajo y tienen como objetivo transmitir las sensaciónes de su trabajo a las mesas de la forma más personal y directa posible, que es con su propia palabra.

La carta del restaurante el Chalet.

Es fundamentalmente un restaurante de producto, de mercado, con platos de temporada y otros platos que por su enorme aceptación están durante todo el año porque no han podido quitarlo sde la carta. Basa su excelencia culinaria en el mejor producto con el tratamiento idóneo para el plato que se desarrolla en cada caso.

Si la cocina tiene “líneas base”, podríamos decir que la cocina de Angel Conde va en la línea que desarrollaba el por desgracia desaparecido Santi Santamaría, una cocina sincera y fácil para el comensal sin platos con manual de instrucciones, directos, claros y originalmente sinceros.

El buen producto no requiere de”abalorios“, sino de un preciso toque de plancha, horno, etc. Las guarniciones nos sorprenden con sabores, texturas y temperaturas contrapuestos y juguetones, para un actor principal del plato que siempre nos brinda un toque diferente en paladar y textura. Hay que visitar el restaurante el Chalet con la mente abierta a nuevas experiencias gustativas incluso para platos que podamos considerar como “conocidos” y clásicos, por ejemplo nada tiene que ver el bonito clásico con el bonito maridado que tomaremos en el restaurante el Chalet, muy recomendable por otro lado, o el asado de ternasco, que involucrará todos nuestros sentidos en una remozada concepción de un plato típico Aragonés sin perder su esencia fundamental.

En definitiva cocina clásica con un toque actual que en ningún caso oculta nada, sino que añade sensaciones y conmueve nuestros registros sensoriales para añadir un poco más incluso al mejor producto.

El precio del restaurante el Chalet.

Me encanta dar buenas noticias, y esta lo es. El restaurante el Chalet a abierto su abanico de precios, dando cabida a cenas o comidas por precios que años atrás no estaban disponibles.

Para ello ofrece algunos precios cerrados, un menú por 28 euros, iva incluido (bodega no incluida), al que si por ejemplo añadimos un vino de 14 euros nos presentamos un menú ideal de 35 euros por persona en nada menos que en el restaurante el Chalet, en el que tenemos todo lo necesario: un primero por persona a elegir entre 9 posibles, un segundo por persona a elegir entre 9 posibles y un postre por persona a elegir entre 6 posibles, incluye pan y agua (si bebemos agua el precio total será 28 euros por persona), si le añadimos el vino anterior: 35 euros por persona, sin sorpresas, precio cerrado. Perfecto.

Tambien encontramos un menú de autor por 40 euros iva incluido (bodega no incluida), que incluye cinco platos (cuatro más postre), pan y agua. Qué será perfecto para los que quieran probar platos de autor de la cocina de Angel Conde. El precio lo hace también un menú muy recomendable.

Y como siempre, el Chalet nos presenta también su carta, en la que podemos probar con más libertad lo que nos plazca pero donde observo que los precios no son nada abusivos, de forma que se puede acceder a ella perfectamente saliendo por un precio a partir de 50 euros por persona, y además si deseamos probar muchos platos podemos optar por pedir medias raciones por un importe algo inferior.

Además, y por si fuera poco, el restaurante el Chalet suele tener también menús especiales por motivos varios, para lo cual es muy recomendable mirar su página web donde además de ver todo lo disponible nos pone los precios, algo que los que clientes valoramos mucho para hacernos una idea previa.

La opción que nosotros tomamos fue la carta, con medias raciones, para poder probar más platos sin atiborrarnos. Pedimos nueve platos de medias raciones, para dos personas, realmente una cantida excesiva, con un par de platos menos hubieramos comido también perfectamente… pero ya se sabe, a veces el deseo se sobrepone a la razón. El precio de nuestra comida fué de 133.90 euros para dos personas, 66.96 euros por persona, pero repito, fuimos demasiado glotones, con una par de platos menos hubiéramos salido bien y por unos 55 euros por persona.

Restaurante El Chalet, Zaragoza.

La carta de vinos.

A veces la cartas muy extensas son inabordables, y más para los neófitos que se ven desbordados y desorientados, no ocurre esto con la carta de 400 referencias del restaurante el Chalet, rigurosamente ordenada por orígenes y tipologías. En ella, propios y extraños, encontrarán rápidamente algún vino a su gusto.

Encontramos vinos desde 14 euros, o incluso por 6 euros con el més del vino, como ha ocurrido en febrero (2012), donde se han ofrecido vinos a precio de coste.

Los orígenes también son para todos los gustos, presencia inequívoca de vinos de Aragón, lo lógico aunque no por ello lo habitual en otros restaurantes, también del resto de las importantes zonas vitivinícolas de España, y también vinos extranjeros para los más osados que quieren nuevas propuestas.

Entre los cavas varios de Aragón, de precios asequibles, que harán un buen papel en el complicado maridaje de estos complejos platos con múltiples matices. También grandes Champagnes para los bolsillos más desenvueltos.

El vino que tomamos.

Un vino blanco, Creu de Lavit, de Segura Viudas. Un vino bien logrado, fruta madura que facilita su maridaje. Ideal para los pescados de intensidad media/alta. Muy agradable a la nariz y refrescante entre bocados. Hace un muy buen papel para limpiar la boca y dejarla lista para continuar disfrutando sin interrupciones violentas en el paladar.

Restaurante El Chalet, Zaragoza.

Lo que comimos en el Chalet.

Como he comentado decidimos la carta, a base de medias raciones, en total tomamos nueve platos que detallo a continuación, para dos personas, de los cuales tres fueron postres.

Carpaccio de Trufa: fantástico carpaccio de uno de los productos estrellas de la tierra, que se encuentra en temporada (diciembre-marzo), la trufa, con crujiente. Recomendable probarlo para los amantes de este hongo tan valorado en la gastronomía por su complejo sabor y aroma.

Restaurante El Chalet, Zaragoza.

Restaurante El Chalet, Zaragoza.

Ensalada de perdiz escabechada: El restaurante el Chalet, bueno, su Chef, Angel Conde es una referencia hablando de escabeches, incluso ha editado libros al respecto sobre este preparado ancestral. En este plato nos deleita con una de estas elaboraciones, la perfiz en escabeche, logrando un maravilloso tacto en el paladar del vinagre y la perdiz sin en ningún momento deshorientarnos, de deshace fácilmente en nuestra boca. Emplatado en ensalada deliberadamente somostada, elegante presentación.

Restaurante El Chalet, Zaragoza.

 

Restaurante El Chalet, Zaragoza.

Ravioli de centollo y marisco, con pasta fresca y crema de cigalas: cuando nos tomaron nota pedimos recomendación, como creo lógico cuando no tienes un objetivo claro y lo que pretendes es hacerte una idea sobre las especialidades del momento, nos recomendaron el ravioli por su gran aceptación que ha logrado que se perpetúe en la carta. Después de probarlo uno se da cuenta por qué el restaurante el Chalet es lo que es, alta gastronomía.

Sin dejar de ser un ravioli, su acertado punto de sabor, su melosa textura y su plástica presentación nos sumergen en un cúmulo de placeres sensoriales durante un instante, hay que comerlo despacio, tranquilamente, disfrutando de cada bocado, no hay prisa, con buena conversación y una música de fondo que cubre cualquier hueco pero no molesta. Además acertamos de pleno con el vino, maridó a la perfección, un plato redondo.

Restaurante El Chalet, Zaragoza.

Bonito marinado con verduras al wok y emulsión de soja: si el plato anterior me hizo felíz, este todavía más si cabe, vaya bonito marinado, si mis registros históricos sensoriales no me traicionan creo que el mejor que he probado, en cualqueir caso merecerá la pena ir al restaurante el Chalet incluso sólo para probar este plato. Para los que no conozcan la técnica del marinado es apropiado avisar de que el producto, en este caso bonito, (previa congelación) se deja durante unos días en remojo del líquido elaborado por el cocinero para lograr con ello una evolución en textura, sabor y aroma, y se sirve tal cual, quizás con un leve punto de horno para calentarlo, quiero decir con esto que el producto aunque es perfecto para comer puede parecer crudo, que no lo es puesto que lleva un tratamiento en cocina.

Restaurante El Chalet, Zaragoza.

Crujiente lomito de ciervo, mostaza y menestra de setas: El ciervo es un manjar, sin lugar a dudas, y nos lo presentan en este plato envuelto en un crujiente y custodiado de una menestra de setas, un plato visualmente atractivo, poderoso en cantidad y agradecido en la boca, pero en todo caso siguiendo la línea base del restaurante el Chalet, lo importante es el producto y la clave el punto y sus guarniciones.

Restaurante El Chalet, Zaragoza.

Steak tartare al aroma de Calvados y tostas Melba: De siempre ha sido famoso en Zaragoza el Steak tartare del restauante el Chalet, es buenísimo, será otro plato que se quedará eternamente en la carta del restaurante. Este plato lo elabora delante de la mesa de los clientes el propio Angel Conde, al gusto del cliente en cuanto a grado de “picor”, sobre este plato es obligatorio avisar de que se trata de carne cruda, picada y condimentada de tal forma que sienta fenomenal y el sabor, siendo fuerte, se ve suavizado por el trabajo de preparación. Yo recomiendo a todo el mundo que lo pruebe, al menos para saber si le gusta o no, lo ideal para probarlo será sacar una ración, o media ración, para compartir entre varios y así poder probarlo. Y al que le guste lógicamente la ración completa.

Restaurante El Chalet, Zaragoza.

Sorbete: Un refrescante sorbete, muy bueno, con el que creamos un punto de inflexión y comenzamos los postres.

Restaurante El Chalet, Zaragoza.

Buñuelos. Riquísimos buñuelos en varias texturas, harán las delicias de los más golosos y amantes del chocolate. Acompañado de helado de menta que crea un juego maravilloso de sabor entre el chocolate y la menta, multiplicando las sensaciones con los cambios de temperatura, un deleite. Un postre muy recomendable.

Tarta de pera. Fantástico colofón, que casi nos puso en un aprieto porque no podíamos más, muy buena y contundente, con una presentación a la altura de las circunstancias. Trocitos de pera azucarada sobre base, con ligero azucar quemado en su parte superior y sobre la que descansaba una bola de helado de turrón. Otro gran plato con el que dimos final a esta sensacional comida.

Restaurante El Chalet, Zaragoza.

Resumen y opinión.

El restaurante el Chalet está localizado al lado de la Plaza San Francisco, en la zona Universidad, Zaragoza. Es un restaurante con nombre y apellidos, Angel Conde, su chef y propietario plasma su pasión por la cocina en todos sus platos y en la esencia propia del restaurante. Es un restaurante de “tiro fijo”, en cuanto a que será difícil sino imposible que no encajen los platos en los gustos de cualquiera, se basa en el mejor producto con un toque magistral de cocina y elegante presentación en plato. Algunos de sus platos, como el Steak tartar, arroces, escabeches, … son más que conocidos en Zaragoza por su calidad y armonía. Si decidimos ir al Chalet tenemos que pensar en que vamos a comer muy bien, pero que algunos platos clásicos pueden sorprendernos en cuanto a su acabado y presentación. Pensemos en disfrutar cada bocado, porque su elaboración es muy cuidadosa y merecerá la pena “exprimir” cada sensación que nos aporte, para así obtener la máxima expresión en cada uno. En cuanto al servicio, es perfecto, nada que reprochar, incluso el propio Chef sale de cocina para hablar con los clientes si el tiempo se lo permite. Claro, el gran problema de este tipo de restaurantes es el precio, podríamos pensar, pero hay buenas noticias, porque si bien antaño era complicado comer en este restaurante por menos de 60 euros, actualmente ha abierto su abanico de precios, pudiendo comer o cenar desde 28 euros por persona. Será por la actualidad económica, no muy algueña, o será para atraer nuevos clientes, el caso es que es una muy buena noticia…. hay que aprovechar, recomiendo enérgicamente visitar este restaurante.

(Crítica anterior del restaurante el Chalet)