Nuestra valoración: 3 cachirulos de 5 posibles, restaurante recomendable

  • Tipo de Cocina: de mercado, principalmente platos para compartir.
  • Precio Medio: 30 euros por persona.
  • Fecha de la visita: marzo 2010
  • Dirección: Calle Cadena 2, Zaragoza.

Ya hace casi dos años, como pasa el tiempo, que visité el restaurante la Filoxera. De aquel tiempo a esta parte este restaurante ha sufrido un traspaso que ha conllevado una redirección, principalmente en lo referente al contenido de su carta. Hemos pasado por allí y nos ha agradado este nuevo enfoque, basado principalmente en raciones para compartir que atrae a mucha gente joven buscando una cena algo más informal por un módico precio pero sin renunciar a una mesa de calidad y además cerca del centro de Zaragoza.

Restaurante La Filoxera, Zaragoza

La Filoxera consta de dos espacios totalmente distintos y con objetivos también dispares, en la parte superior, planta calle, una bocatería y en la parte inferior, en la bodega, un restaurante. En la planta calle sirven bocatas elaborados con varios ingredientes, que nos harán un buen papel para una cena rápida e informal. He estado varias veces y me han gustado, suele haber muchos grupos y algunas parejas.

El salón del restaurante La Filoxera.

De los más acogedores que podemos encontrarnos en Zaragoza, una bodega rodeada completamente por estantes de vino, botellas de mucha clases, algunas viejas, otras jóvenes, incluso otras con la huella indeleble del paso del tiempo en forma de poso de polvo, sin duda para los amantes del vino un entorno ideal. Predominantemente rústico, tanto en la decoración como en el mobiliario, funcional todo ello, solidas mesas y sillas de madera, cómodas, manteles prácticos, monoservicio, sobre otros de tela. Sencillo pero suficiente. El menaje muy adecuado, perfectamente limpio, tanto en las ideales copas de vino como en el resto de útiles de mesa.

Restaurante La Filoxera, Zaragoza

Las mesas son generosas, nada de diminutas mesitas, ¿de moda?, para apiñar clientes que, ingenuos de ellos, piensan que son más progres, mientras que lo que son es snobs de tercera. La Filoxera dispone de mesas cómodas y holgadas, donde caben sin conflictos las botellas, las raciones, el pan , las copas e incluso algunas flores naturales, que también se agradecen. El día de nuestra visita, entre semana, había muy poca gente y no puedo valorar el “bullicio” que puede prepararse, que presunto puede ser considerable, dado que en el salón pueden caber unas 50 personas. La separación de las mesas bien, sin ser excesiva, pero suficiente.

Restaurante La Filoxera, Zaragoza

Dispone la Filoxera también de un salón privado, creo para unas 18 personas, muy solicitado para celebraciones de grupos que busquen algo de intimidad.

El único “pero” del local es que no tiene ascensor, hay que bajar un tramo de escaleras, muy cómodas pero escaleras al fin y al cabo, que no es ningún obstáculo para la gran mayoría pero que puede ser un problema insalvable para personas como problemas de movilidad.

Restaurante La Filoxera, Zaragoza

El servicio.

El servicio del restaurante La Filoxera, Zaragoza, es práctico, cercano, de tú a tú, olvidarse de etiquetas, parabienes y peloteos, que tanto nos empalagan en otros restaurantes cuando no se hacen con la elegancia requerida. Sin embargo tampoco se trata del típico servicio de “date prisa que tengo otras cosas que hacer“, a nosotros nos respondió con franqueza y pragmatismo a todas las preguntas que hicimos a la hora de seleccionar nuestros platos, igualmente con los vinos. Solicitamos también si era posible bajar el volumen de la música, para no despertar a nuestros dos hijos, de dos meses de edad, que nos acompañaban dormiditos en sus coches, les faltó el tiempo para hacerlo, gracias.

La carta.

El restaurante La Filoxera tiene una vasta carta de platos, principalmente para compartir, muchas ensaladas (12 tipos) apreciablemente distintas a las clásicas que solemos encontrar, como la ensalada de berberechos y queso emmental, la de manzana queso brie y salsa de fresas, etc. Platos fríos (11 platos) como el Bloc de foie con confitura de frutos del bosque, queso Zamorano, chorizo de Soria, y algunos algo más diferenciados como el carpaccio de langostinos con salsa de soja y perlas de wasabi. En el apartado de platos calientes la Filoxera nos propone 13 tipos, algunos de ellos más o menos clásicos como los chipirones dos salsas o la morcilla de Burgos, pero muchos otros más innovadores a la par que contundentes, que no está reñido por mucho que se empeñen los “tendencieros“. Finaliza la carta con la especialidad del restaurante la Filoxera, los pasteles de patata, nos recomendaron que los probáramos y así lo hicimos un éxito.

En la carta del restaurante La Filoxera también encontramos menús para grupos, sólo con reserva concertada, para un mínimo de 4 personas, con precios de 18, 25 y 28 euros, bebida no incluida que son una magnífica opción para grupos, con un excelente abanico de precios, para todos los bolsillos.

Encontramos también dos menús degustación, cerrados, uno para 2 personas y otro para 4 personas, ambos por el precio de 22 euros por persona, también con la bebida aparte.

En estos menús cerrados podemos optar por un suplemento de bebida de 6 euros por persona con un vino medio (1 botella por pareja), si por contra deseamos pedir un vino especial no pasa nada, no se paga el suplemento de bebida y se paga la botella(s) por separado, una genial idea para no engordar la cuenta por el vino disfrutando además de buenos caldos por un módico precio.

Hay que destacar, y agradecer, que en la carta todos los precios son con iva incluido, de forma que sabemos con total exactitud el precio de lo que pedimos. Todavía son pocos los hosteleros que lo ponen, claro, no deja de ser un 7% que si lo ponen incluido en los precios estos engordan, pero no deja de ser mucho más honesto ponerlo y no ocultárselo al cliente. Un buen detalle de transparencia hacia los clientes en la Filoxera, que sin embargo me confundió cuando revisé la cuenta, puesto que esta llevaba iva, tras preguntar al responsable si era un error este me indicó que el iva aparece en el ticket porque es obligatorio pero que no se suma, y efectivamente lo sumé (cosa que debería haber hecho antes de preguntar) y así era, mil disculpas de nuevo y gracias por darme las explicaciones.

También hay que agradecer que en la web de la filoxera están todos los menús con precios, cosa que también parece que repelen, por algo será, muchos restaurantes, algunos achacándolo al problema de actualización de precios, otros dicen que nadie los mira, etc, pero la verdad es que pocos lo tienen, cosa que desde mi punto de vista es un error, yo iría siempre primero a un restaurante donde se lo que me cuestan las cosas, además de que si no les importa publicarlo por algo será ¿no?.

La Carta de vinos.

La Filoxera dispone de unas 50 referencias, centrándose lo referente a vinos de Aragón en Somontano, además de 3 referencias del Campo de Borja, dos de Cariñena, una de Calatayud y otra del Bajo Aragón. Ningún cava de Aragón en la carta. Abundantes Riojas. Encontramos también rosados y blancos. Algunas referencias menos conocidas que nos permitirán probar vinos que no conocemos. El precio de los vinos no es excesivo, la horquilla de precios es de 12 a 26 euros.

Los vinos que tomamos en la Filoxera.

Pago Del Vicario (Pettit Verdot, Rosado), de Castilla la Mancha, 13 euros. Un rosado con matices tintos, muy fácil de beber, servido fresco, sin cubitera, que hubiera hecho falta en caso de haberse alargado el vino, porque aunque soporta una temperatura de servicio superior a un rosado clásico tampoco es posible tomarlo a la temperatura de un tinto. En su conjunto un buen rosado, pero quizás no para los amantes puristas de los rosados, que hará un buen papel en caso de no tener claro si pedir un rosado o un tinto. Nos maridó de primera con las “cargadas” ensaladas y con el bacalao.

Los vinos que tomamos en la Filoxera.

Borsao Reserva Selección 2005, 17 euros, (Garnacha, Cabernet Sauvignon, Tempranillo). Los vinos de Bodegas Borsao son una apuesta segura en relación calidad precio, gracias al excelente trabajo de su enólogo, el Tabuenquino Jose Luis Chueca. Un vino redondo, con sus cualidades intactas gracias una buena conservación, abundante madera de roble Francés, ideal para maridar con el “rabo de toro“.

Los vinos que tomamos en la Filoxera.

Comimos en el restaurante la Filoxera.

Una vez “ojeada” la carta, y estando cuatro adultos en la mesa (más los dos churumbeles claro, pero que hoy por hoy no cuentan para las comandas) decidimos que era una muy buena opción el menú degustación para 4 personas. Que regamos con un rosado y un tinto. Salimos satisfechos en comida y bebida. Este menú degustación consiste en 6 platos a elegir entre unos 27 posibles, más un surtido de postres, 3 minipostres por persona. Un menú muy dado a probar cosas distintas, comentar platos y en definitiva animar la mesa. Además tras la comida la Filoxera, nos invita dos botellitas de licor para continuar la sobremesa. Muchas gracias. Acertamos de pleno.

Bloc de Foie con confitura de frutos del bosque. Dos generosos cortes de foie, uno más puro y de sabor más intenso que el otro, algo más suave. Ambos buenísimos, y muy abundantes. Una auténtica delicia con la confitura de moras.

Restaurante La Filoxera Zaragoza

Ensalada de escabechados. Concretamente de perdiz escabechada. Una ensalada sobre la que descansan 4 muslos de perdiz escabechados. Abundante y diferente, lógicamente siempre y cuando nos guste la pluma.

Restaurante La Filoxera Zaragoza

Ensalada de espinacas, pollo, bacon y queso de cabra con salsa de mostaza y miel. En principio según el menú tendríamos que haber pedido sólo una ensalada, pero nos apetecieron dos, lo preguntamos y recibimos un “sin ningún problema”, así que pedimos esta segunda ensalada. Una gruesa ensalada, de fondo hojas de espinaca, sobre ellas un salpicado de pollo, bacon y queso, ligeramente impregnados en salsa. Contrastes agradables de sabores, refrescante espinaca, copiosa.

Restaurante La Filoxera Zaragoza

Pastel de patata y bacalao con crema de piquillo. Abundante bacalao y patata, en forma de pastel, sobre el una adecuada crema de pimiento de piquillo (que no pica). Muy buen plato, suave y bien estructurado, puntos correctos. Este plato nos lo recomendaron al preguntar las especialidades de la Filoxera, nos indicaron que tienen mucho éxito los pasteles de patata y en particular gusta mucho el de bacalao, y no me extraña, estaba buenísimo.

Restaurante La Filoxera Zaragoza

Hojaldre de solomillo, hongos y foie. Un hojaldre relleno, con una terminación bien conjugada de sabores en su interior, el problema de los hojaldres para compartir es que es bastante complicado partirlos, pero en si un buen plato.

Restaurante La Filoxera, Zaragoza

Rabo de toro estofado con puré de patata. Muy bueno de sabor, servido a su temperatura y con la guarnición de puré de patata como acompañamiento cerrando el plato. Pero es más un plato individual que para compartir puesto que para los amantes de esta parte del “bicho” nos sabe a poco, igualmente un buen plato.

Restaurante La Filoxera, Zaragoza

Surtido de postres. Dos platos como el de la foto, por lo tanto tres minipostres por persona. Excelente colofón para nuestra comida. Estaban todos buenísimos, caseros.

Restaurante La Filoxera, Zaragoza

Café de puchero. Son pocos los restaurantes que mantienen el tradicional café de puchero. Este, a diferencia del café express, es mucho más suave, un café más largo, por lo cual cuando se toma café en la Filoxera no sirven cafés individuales sino que ponen una cafetera para grupo de forma que se puede repetir varias veces, creando así una agradable sobremesa junto con los licores invitación de la casa.

Restaurante La Filoxera, Zaragoza

Licores (invitación de la casa). A los que nos gusta una copita después de la comida agradecemos estos detalles. El restaurante con ello estima nuestra presencia y nos invita a continuar con una agradable sobremesa, lejos de echarte a “cajas destempladas” como ocurre en otros lugares, que una vez has terminado los postres ya empiezan a “revolotear” sobre la mesa a ver si te vas, y la dejan preparada para los siguientes o para mañana y así se van pronto a casa. No ocurre esto en la Filoxera, muchas gracias.

Restaurante La Filoxera, Zaragoza

El precio del restaurante la Filoxera.

El precio de nuestra comida fue de 124,40 euros para cuatro personas, por lo tanto 31,1 euros por persona, con un menú largo y estrecho de seis platos, dos botellas de vino, dos cervezas, una botella de agua, postres, café y licor invitación de la casa. Salimos satisfechos por lo que entendemos como una buena relación calidad precio. Intentando estandarizar la comida, si es que es posible, de haber tomado vinos más modestos y eliminando las cervezas previas, la comida nos hubiera salido por unos 28 euros por persona más o menos.

Restaurante La Filoxera Zaragoza

Resumen.

El restaurante que toma el nombre de ese temible insecto que arrasó las viñas Españolas entre 1890 y 1910, la Filoxera, se encuentra a escasos cinco minutos de la plaza de España de Zaragoza, céntrico. Goza de un local en forma de bodega muy confortable, al cual se accede a través de unas escaleras. Nos ofrece una carta pensada en platos para compartir, aunque es totalmente factible como platos individuales. Esta es muy variada, abundantes ensaladas, algunas atípicas como la de escabechados, platos fríos como el foie o el queso Zamorano, otros calientes como la especialidad de pasteles de patata o el rabo de toro, una carta muy extensa en definitiva en la que dificilmente alguien no encontrará platos de su gusto, además de disponible OnLine con precios, que se agradece. Ofrece la Filoxera también menús cerrados, unos para grupos y otros para parejas o cuartetos, de muy buena relación calidad precio. La carta de vinos es diversa y accesible a todos los bolsillos, predominancia de vinos del Somontano y alguna presencia de otras D.O. de Aragón, también vinos de otras latitudes como Riojas, Riberas, etc… En resumen la Filoxera es un restaurante recomendable, quizás especialmente para grupos, aunque también en pareja por lo acogedor del local.