Nuestra valoración: Sólo 1 cachirulo de 5 posibles, muy importantes deficiencias, no recomendable

Visitamos el sábado el Balneario de Paracuellos de Jiloca, nos sorprendió lo completo de la zona termal, la calidad de sus instalaciones y sus aguas sulfuradas con un olor muy característico que tan buenas propiedades tienen para la piel. Obtuvimos una muy buena opinión del Balnerario de Paracuellos de Jiloca en cuanto a balneario se trata.

Comer Balneario Paracuellos de Jiloca

Puesto que salimos encantados de la zona termal decidimos quedarnos a comer en el propio Balneario de Paracuellos de Jiloca en lugar de buscar otro restaurante por la zona, grave error, preguntamos si tenían mesa y nos dijeron que sí, el menú costaba 17 euros por persona, supusimos que sería un menú de una calidad media alta, nos equivocamos.

El menu para comer en Balneario de Paracuellos es un primero, un segundo, pan y postre, más una jarra de agua, sin vino. Tres primeros y tres segundos para elegir. Si los platos fueran de una calidad media podríamos aceptar que es correcto, pero la calidad era muy baja, producto de calidad elemental cocinado sin demasiado esmero.

El primer plato, entremeses, fritos congelados de calidad básica junto con unos cortes de ibéricos y poco más, un plato de calidad deficiente.

Comer Balneario Paracuellos de Jiloca

De segundo lubina y conejo asado, la lubina no nos la pudimos comer y el conejo no estaba acertado en cocina y además estaba nadando en aceite.

Comer Balneario Paracuellos de Jiloca

Un comedor con las mesas unas muy juntas a otras, que por cierto estaba casi lleno, teniendo la necesidad de moverse los comensales para dejar pasar a los de las mesas interiores, algo incómodo.

Observamos que el menú que nos ofrecieron a nosotros era el mismo que para las personas alojadas en el hotel, con la salvedad de que les entraba el vino, cosa que a nosotros no.

En definitiva relación calidad precio muy mal, por 17 euros hay que comer bien incluso en un balneario, no lo recomiendo.