Nuestra valoración: 4 cachirulos de 5 posibles, restaurante muy recomendable

  • DirecciónPlaza del Carmen nº 1-2-3 .
  • Tipo de cocina: Típica Aragonesa y platos del mundo
  • Fecha de Visita:  Noviembre de 2017.
  • Precio: entre 10 euros diario y 30 menú temporada.

El restaurante La Parrilla de Albarracín, en el centro de Zaragoza, estrena nuevo salón, en la planta calle, donde anteriormente había una barra y unas pocas mesas ahora se dispone de un nuevo, contemporáneo y muy agradable comedor.

Al menos esas han sido las sensaciones que yo he recibido al estar allí cenando, la calidez de la madera y la muy apropiada distribución de la luminosidad nos embebe en nuestra mesa creando un espacio privado y nos evade de los problemas del mundo real.

Pero no es ese el único cambio puesto se ha incluido en la carta “platos del mundo”. La Parrilla de Albarracín se caracteriza por su cocina Aragonesa traída a nuestros tiempo, con nuevas presentaciones y platos actualizados.

parrilla-de-albarracin-restaurante-zaragoza


Continúan manteniendo esa esencia de auténtica cocina regional, pero además nos permiten probar platos de otras latitudes con la gran ventaja de que podemos disfrutar de ambos, la cocina tradicional y la cocina del mundo, en una misma mesa, todo fácil, como requieren las nuevas tendencias.

Muy recomendables sus menús estacionales, yo tomé el de otoño, que luego comento. Menús de muy alta calidad y excelente calidad precio en los que directamente ya tenemos para elegir platos de ambas cartas con un precio cerrado.

El salón del restaurante.

La Parrilla de Albarracín dispone de varios salones: planta calle, planta inferior y salón privado.

La reforma se ha realizado en el salón de la planta calle. Además de por su elegancia me llama la atención la excelente acústica del local, que absorbe los ruidos y nos permite disfrutar de nuestra mesa y conversación sin tener que dejarnos la garganta en ello. Como he comentado la luz también nos acaricia con calidez, tenue en la distancia e intensa en la cercanía.

Me comentaron además que la luz es gradual de forma que en las comidas, más orientadas a mesas de negocios o familiares por lo general, la luz es más uniforme, mientras que por la noche, en las cenas, más frecuentadas por momentos privados, se crean estas diferencias que aportan cercanía entre los comensales al mismo tiempo que los aísla, relativamente, del resto de clientes.

El restaurante La Parrilla de Albarracín está en el centro de Zaragoza, al lado del Paseo Independencia y Plaza de España, una buena opción si vamos en coche será aparcar en el Parking de la Plaza Salamero.

parrilla-de-albarracin-restaurante-zaragoza

parrilla-de-albarracin-restaurante-zaragoza

Lo que comimos.

El menú de otoño, como he comentado estacionalmente ofrecen un menú con precio cerrado en donde se puede elegir tres platos al centro a compartir, un segundo y un postre individual, precio con bebidas incluidas. Muy buena opción.

Setas de otoño con huevo a baja temperatura y sal de jamón de ibérico.

Muy ricas y acertadas setas de otoño, un plato divertido para compartir, a la par que muy rico de sabor, el huevo y sal de jamón le otorgan además quehaceres de texturas juguetonas. Muy bueno.

parrilla-de-albarracin-restaurante-zaragoza

Migas con huevo, uvas y torreznitos fritos.

Otro plato clásico Aragonés, bien logrado y muy agradable, con unos torreznos perfectamente elaborados. Muy bien.

parrilla-de-albarracin-restaurante-zaragoza

Tako mexicano de pollo de corral de Poleñino al chilindrón.

Este plato pertenece a esa nueva carta de cocinas del mundo, con recetas traídas de otros países, en este caso Méjico. Está elaborado con pollo de corral del municipio Oscense de Poleñino, en los Monegros, que dispone de una granja de pollos criados en corral sin recibir ningún tipo de tratamiento artificial, viven en libertad y comen productos naturales, como los pollos de toda la vida. Merece la pena probarlo. Nota: por defecto no lleva picante, pero se puede solicitar al pedir los platos que lleve, disponen de varios tipos.

parrilla-de-albarracin-restaurante-zaragoza

Mero asado con refrito de ajos al vinagre de sidra.

Hay un dicho que dice “de la mar el mero y de la tierra el cordero”, pues este menú tenemos ambos placeres. Este mero estaba sencillamente excelente, un grato mero echo en su punto, perfectamente presentado, un placer. Muy recomendable.

parrilla-de-albarracin-restaurante-zaragoza

Paletilla de ternasco de Aragón asada al aroma de romero con patatas panadera.

Deliciosa, en su punto jugoso por dentro crujiente por fuera, con el sabor auténtico de nuestra paletilla asada de Aragón. Muy recomendable.

parrilla-de-albarracin-restaurante-zaragoza

Nuestro tarrico “cheese-cake” y frutos rojos.

Agradable y refrescante, de sabores cruzados y acertados.

parrilla-de-albarracin-restaurante-zaragoza

Chocolates.

Otro postre con inequívoco trabajo de diseño y desarrollo previo,  y con evidentes ganas de satisfacer al comensal, tanto en presentación como en contenidos. Servido en una baya de cacao, o mazorca, que es un molde una pieza original traída de Méjico para este fin. Como decían los Mayas, un placer de Dioses que hará las delicias de los más lamineros.

parrilla-de-albarracin-restaurante-zaragoza

parrilla-de-albarracin-restaurante-zaragoza

Opinión y resumen del restaurante La Parrilla de Albarracín.

El restaurante La Parrilla de Albarracín ha reformado uno de sus salones, dotándolo de un ambiente más cosmopolita y moderno, en la planta de arriba, a “pié” de calle, muy agradable. Además ha introducido en su carta nuevos platos de cocina del mundo que podemos tomar junto a sus platos de cocina clásica Aragonesa de toda la vida que tantas glorias ha dado a este restaurante de siempre de Zaragoza.

A destacar el menú de temporada, extraordinaria relación calidad precio, muy recomendable, donde podemos tomar tanto platos clásicos como de la nueva carta de otros países, a gustos. Muy recomendable.