Nuestra valoración: 4 cachirulos de 5 posibles, restaurante muy recomendable

  • Dirección del restaurante: Calle la Cadena 6, Zaragoza.
  • Tipo de Cocina: mercado, aragonesa, actual.
  • Fecha de la visita: abril 2013
  • Precio: menús cerrados por 25 euros, jornadas 35 euros, carta 40 euros.

El restaurante Casa Pedro es un clásico en Zaragoza, con platos de fama reconocida no sólo en Zaragoza sino también fuera de nuestra ciudad. Tal es el caso que incluso un dirigente de Banca muy conocido, en la época de “chop, chop“, se los hacía llegar desde Casa Pedro hasta Madrid para su deleite.
También mucho personaje del ámbito de la cultura que visita Zaragoza tiene a bien pasarse por Casa Pedro, para disfrutar de sus platos de carta de toda la vida, que como podrán comprender están anclados a la carta de forma inexorable.

Restaurante Casa Pedro, Zaragoza

Lo que tiene de bueno que un restaurante tengan platos “fijos” en su carta es que, con muchísima probabilidad, nos gustarán, porque aunque todos tenemos nuestros gustos particulares suele haber ese núcleo común de grandes platos que a todo el mundo enamoran.

Al abrigo de esta gran cocina “de siempre”, los cocineros, hermanos y propietarios del restaurante, practican el desarrollo de otra cocina con platos, también excelentes, pero con un perfil más actual, incorporando las nuevas tendencias culinarias para distender la carta y ofrecer otras alternativas sin perder el norte del restaurante Casa Pedro.

El salón del restaurante Casa Pedro.

Cerca del centro de Zaragoza, en la calle La Cadena 6, Zaragoza, a cinco minutos de la plaza España y del casco histórico, en un local con cuatro estancias diferenciadas, por un lado una barra de bar, clásica, de toda la vida, con la diferencia de que no hay tapas en la barra, no porque no las tengan, sino porque las elaboran en el acto, al fondo un salón para unas 20 personas, y subiendo unas escaleras otras dos nuevas estancias, estas más elegantes, la primera un salón para otras 15 personas y separado por una puerta un salón privado para entre 6 y 8 personas con acceso directo a la cocina.

Restaurante Casa Pedro, Zaragoza

El salón de la planta baja tiene la ventaja de que no hay escaleras, si hay personas con problemas de movilidad, carros de niños, etc. Pero por contra los salones de la planta superior son más confortables y con más detalle en sus acabados, clásicos, serios y elegantes muy recomendables para una velada romántica.

Restaurante Casa Pedro, Zaragoza

El servicio.

Un servicio de mesas amable, educado y atento, nada pretencioso. Sin tiempos de espera y con una gran virtud, la paciencia. Esto lo digo porque, a veces, el servicio de mesa, con exceso de celo en atender con prontitud a los clientes, cometen el odioso error de vigilarnos y “encorrernos”, sin mala intención, pero ocurre. No fue el caso, nos permitieron disfrutar de los platos a nuestro ritmo, gozar del tiempo, sin apenas percibir la presencia del servicio de sala. Cosa que se agradece, más aún cuando estábamos disfrutando gustosamente de unos buenísimos platos.

La Carta.

Lo más importante cuando vamos a un restaurante es saber lo que tenemos que pedir, ni más ni menos. Tenemos que perder el “miedo” de preguntar al profesional de sala que nos toma los platos sobre lo que nos recomienda, y cuando nos dice que hay platos en carta desde hace muchos años porque los clientes los exigen… ese será un buen camino.
Recomiendo cuando vayan al restaurante Casa Pedro preguntar por estos platos, y probar alguno.
Por otro lado, como comentaba antes, en cocina también saben de las nuevas tendencias y disponen en la carta de platos más actuales, como el tataki de lomo de atún rojo con estimulantes salsas orientales o postres muy sugerentes que serán un buen culmen para nuestra mesa.
Recomiendo probar ambos, tanto uno de los afamados platos de “siempre”, y otro de la nuevas tendencias, y por supuesto dejar un hueco para el postre, aunque sea uno para compartir.

El Vino que tomamos.

Decidí maridar la cena con un vino blanco, sabedor de los riesgos que esto conlleva, pero, en vista de los platos por venir, aposté por ello. Me recomendaron Nietro , elaborado de viñas viejas de macabeo, D.O. Calatayud, de Bodegas Alianza de Garapiteros.
Un vino procedente de viñas viejas, de monte alto, de baja producción. Redondeado posteriormente en barrica de roble Francés.
Un fantástico vino, todo un descubrimiento que seguro volveré a probar, bien sea en restaurante o en casa, merece la pena, no se lo pierdan si les gustan los vinos blancos con terruño, poderosos, pero equilibrados.

Restaurante Casa Pedro, Zaragoza

La carta de vinos.

Una carta claramente de nuestra tierra, pero con referencias a otras latitudes para también poder probar, cuando se nos antoje, otros vinos, como por ejemplo Riberas o Riojas. También se agradece la presencia del cava de Aragón, cada vez más demandado entre los clientes, y también algunos de los mejores Champagnes del mundo como el Don Perignon, por 160 euros la botella.

El precio del restaurante Casa Pedro.

Se puede comer muy bien a partir de 25 euros, que es un menú cerrado con todo incluido. Ocasionalmente disponen de menús temáticos, de jornadas como la que todos los años hacen del Caracol, en el mes de abril, este año 2013 a 35 euros, que ya se ha convertido en un clásico.
A la carta pensaremos en gastarnos a partir de 35 euros por persona.

Lo que comimos en Casa Pedro.

Cenamos a la carta, un primero, un segundo y un postre, con agua y vino, por 40 euros por persona.
Tataki de atún rojo, ajo blanco y salsa shiatsu.
Delicioso, un plato muy fresco ya para épocas cálidas, con un ajo blanco periférico a tomar bajo demanda. Sobre el atún una suave salsa shiatsu en perfecto punto de equilibrio. Un muy buen plato tanto en presentación como en paladar, evidentemente no es un plato clásico sino de actualidad.

Restaurante Casa Pedro, Zaragoza

Canelón de pintada, trompeta negra y salsa de hongos.
Buenísimo. Hace unos años el restaurante Casa Pedro se llevó el premio a la mejor tapa de Zaragoza gracias a un canelón, y probándolo no me extraña. Este es un nuevo plato, no de los de toda la vida, pero que ya se ha instalado en la carta para quedarse, muy recomendable. Por cierto, también lo sirven en tapa en la barra, recién hecho de cocina claro. Una muy buena opción será pasarse un día a tapear por Casa Pedro, abrir una botella de cava y probar esta y muchas otras tapas… yo me apunto.

Restaurante Casa Pedro, Zaragoza

Merluza rellena de caracoles y hongos, con salsa de champiñones.
La merluza es un pescado que tiene adeptos y detractores, yo personalmente no advierto las grandes proezas gustativas que se le atribuyen, pero esta será la amante pasional de todo el mundo, los distintos elementos que conforman el plato aúnan fuerzas en un todo, de textura melosa, sabores progresivos y diferenciados, pero no distantes y contrapuestos, sino en armonía, amén de la atrayente presentación contundencia del plato.

Restaurante Casa Pedro, Zaragoza

Carrillera de ternera guisada al vino tinto y zanahoria.
El adecuado punto del guiso no ha ocultado un inmejorable producto. La carrillera es un plato que encaja muy bien a casi todo el mundo, acompañado en este caso de una fruta asada dulce, manzana, que le daba un interesante contraste, a la par alegraba el plato.

Restaurante Casa Pedro, Zaragoza

Crema de coco con helado de petit-suite.
Un copioso postre de sabor pausado, en dos temperaturas, suave y sordo, muy bueno.

Restaurante Casa Pedro, Zaragoza

Fruta de la Pasión, maracuyá y frutos rojos.
Este postre es más agresivo, tanto visualmente como en nuestra papilas, estimulante, ideal para los enamorados, catalizador de pasiones y fuente de deseos, culmen de una excelsa mesa, y preludio de un prometedor momento.

Restaurante Casa Pedro, Zaragoza

Resumen y opinión del restaurante Casa Pedro.

El restaurante Casa Pedro tiene un reconocida fama labrada durante el trabajo de muchos años, gracias a unos platos anclados a la carta por la demanda de sus clientes. Pero no hay que quedarse sólo con esto, porque sus jóvenes y emprendidos cocineros, y propietarios, no dejan de elaborar nuevos platos de actualidad culinaria. Su cocina no es vanguardista, pero si actual, pendiente de las tendencias y con un denominador claro: el mejor producto.
Si visitan el restaurante Casa Pedro se gastarán entre 25 y 40 euros, más o menos, y saldrán con casi toda probabilidad satisfechos. Recomiendo que prueben algunos de sus platos típicos y también otros nuevos como el tataki de atún rojo y no dejen de probar sus canelones. Otra oferta muy interesante del restaurante es su barra para tapear, slow tapas, nada de la típica barra repleta de fritos “todo vale”, son tapas elaboradas en el acto en cocina, delicadas, que podemos tomar por ejemplo con una botella de cava… esta es una opción que no debe de perder de vista, yo seguro que un día me pierdo por allí.
Un restaurante muy recomendable.