Nuestra valoración: 4,5 cachirulos de 5 posibles, restaurante muy recomendable

  • Tipo de cocina: de mercado creativa.
  • Dirección del restaurante: Pablo Serrano 5, Utebo, Zaragoza.
  • Precio: a la carta entre 30 y 40 euros, menú degustación 36 euros + bodega.

Hemos estado comiendo en el restaurante Dgusta, de Utebo. Queramos o no, cuando vamos a un restaurante llevamos nuestras expectativas sobre el mismo, y esta no iba a ser una excepción, pensábamos encontrarnos un restaurante meramente aceptable para un municipio, Utebo, que siendo grande como pueblo (16.966 habitantes empadronados), tiene el gran handicap para los negocios de estar a tan sólo 14 Km. de Zaragoza.

Restaurante Dgusta, comer en Utebo

Llegados al restaurante Dgusta, cuyo eslogan reza “cocina creativa“, nos encontramos con un bar,  que nos da paso a un salón, con luz natural gracias a una gran cristalera a la calle, no observamos atisbos de grandezas ni altos vuelos, personal joven, con trato familiar y directo. De momento se cumplen nuestras expectativas. Nos traen la carta y ya vemos algunos indicios que nos alertan sobre su cocina, como foie en cuatro texturas, crema de guisantes a la menta, cigalas crujientes, … ojo, que esto parece que va en serio, nuestras expectativas se tambalean. Minutos más tarde cuando nos traen los aperitivos estas se derrumban por completo… gratísima sorpresa, platos de muy alta calidad en todos sus aspectos, gusto, textura, vista y olfato. Éxito inesperado.

El salón del restaurante Dgusta, Utebo (6).

Decoración moderna en un espacio funcional y dinámico. Respetando la separación entre las mesas. Techos altos, restaurante para fumadores pero donde no nos molestó el humo, aún cuando había al menos 5 ó 6 mesas fumando de un total de aproximadamente 10 ó 12 disponibles, estaba al 50%, para calculo que un máximo de 34 personas.

Restaurante Dgusta, comer en Utebo

Un punto a su favor es la luz natural que entra por una gran cristalera, las mejores mesas, al menos para mi, son siempre las que están al lado de una ventana, donde además de ver de forma óptima los elementos de nuestros platos, podemos relajar la vista mirando a través de esta.

Si vamos a un restaurante de alto copete, con muebles antiguos de gran valor, hay que pagarlo, si tienen cuadros el elevado valor artístico (y económico), hay que pagarlo, si comemos en una mesa de sequoia, hay que pagarlo, pero si comemos en un salón con una decoración funcional, que no quita para ser muy cómoda, pues no hay que pagarlo, y en el restaurante Dgusta no nos lo cobran, así que se agracede, y más en los tiempos que estamos.

Restaurante Dgusta, comer en Utebo

Por otro lado tiene el inconveniente para los que vivimos en Zaragoza de que hay que desplazarse hasta Utebo, sí, así es, pero también es sensiblemente más económico que una comida del mismo nivel en el centro de Zaragoza, es cuestión de valorarlo.

El servicio del restaurante Dgusta, Utebo. (6)

Un servicio muy correcto, a cargo de Gemma Amador. Sin embargo nos tenemos que olvidar de guardarropa, protocolos de sala, sumiller, y el resto de etcéteras  que rodean los restaurantes de postín. Pero al igual que ocurría con el salón, tampoco nos cobran este servicio. No encontramos ningún “pero” sobre el mismo, nos cantaban los nombres de los platos (algunos realmente largos) sin ningún problema, nos sirvieron todos los platos sin tiempos de espera, nos recomendaron perfectamente sobre todo el contenido de la carta, se interesaron realmente por si nos habían gustado los platos y por nuestra comodidad, etc.

Puesto que no hay sumiller como tal, tendremos que pensar en ser nosotros mismos los que decidamos el vino sin ayudas, cosa que a veces también viene muy bien, puesto que nos obliga a leernos los vinos y sus precios, y decidir sobre el mejor maridaje de nuestros platos.

Un punto a su favor es el pan, nos ofrecieron 4 tipos de panes (el de aceitunas buenísimo), todos ellos tiernos, en perfecto estado.

Los baños del restaurante Dgusta, Utebo (6,5).

Muy límpios y con todo lo necesario para lavarnos las manos con total comodidad antes de comer, jabón, agua y toallitas de papel para secarnos. Puedo parecer pesado con esto, pero insisto, lavarse las manos antes de comer es salud.

La carta de vinos (7).

Gran cantidad de vinos de Aragón, (Campo de Borja, Cariñena y Somontano), de otras D.O. de fuera de Aragón (Rioja, Rueda, Rias Baixas, Penedes y Riberas del Duero). Algunos cavas, ningún Aragonés, y algún Champagne.

Una carta bastante bien tipificada en cuanto a tintos, blancos y cavas, para su no demasiado extensa cantidad, unos 40 tipos en total. Quizás podamos encontrar un problema si decidimos tomar un rosado, como hice yo, puesto que sólo tienen dos rosados en carta, ambos aceptables, pero se echa en falta alguno más, como podría ser un rosado con algo de barrica.

En cuando a los precios, moderados con una correcta distribución, el que quiera puede gastarse realmente poco en el vino, y para los amantes de los buenos caldos encontrarán también referencias interesantes. Tenemos vinos desde 7,5 euros la botella (Coto de Hayas)  hasta un Pesquera Crianza por 26,5 euros botella. Cavas desde 16 euros hasta 46 euros. Buenos precios.

Como recomendación, aviso, o lo que sea, me gustaría advertir sobre el elevado nivel de los platos que recibirán en su mesa, son realmente para quitarse el sobrero, y sin duda necesitarán un compañero de viaje a su altura, necesitan un buen vino.

El vino, Viñas del Vero, somontano, 2008.

Un vino joven, vivo, en un buen momento de forma, pero se quedó algo corto en nuestros platos. De haber conocido el nivel de la cocina hubiera seleccionado un vino más complejo. Este vino podrá hacernos un buen papel en los aperitivos, pero hubiera necesitado un tinto o un cava para el resto de platos.

La carta del restaurante Dgusta, Utebo. (7,5)

Dos opciones:

Menú degustación (a mesa completa), 36 euros iva incluido, bodega a parte. Supongo que cambará periódicamente, pero el día de nuestra visita tenían este:

  • Crema de guisantes a la menta con crujiente de jamón y virutas de parmesano.
  • Carpaccio de solomillo de ternera a la pimienta con virutas de parmesano y vinagreta de ceps y piñones.
  • Lomo de bacalo confitado a fuego lento y gratinado con muselina de Ali-Oli, acompañado de espaguetis de tinta de calamar.
  • Manita de cerdo rellena de setas y foie sobre crema de fabes.
  • Fondant de chocolate con coraón de chocolate fundido.

La otra opción es la carta, donde tienen como especialidad los arroces, por el origen Valenciano del Chef, Andreu Millo:

  • Arroces desde 11 euros la paella hasta 19,5 el arroz con bogavante.
  • Entrantes, algunos mejor para compartir, desde 12 hasta 15 euros.
  • Del mar, desde 15 hasta 18 euros (Ej. Lomo de bacalo confitado a fuego lento).
  • De la montaña, desde 15 hasta 20 euros (Solomillo de ternera con lámina de foie breseado y salsa de boletus).

Los postres, dos apartados:

  • Pastelería creativa, 5,5 euros iva incluido.
  • Helados y sorvetes, a 4,5 euros iva incluido.

El tipo de cocina. Andreu Millo, el alma de la cocina del restaurante Dgusta, proviene del restaurante del hotel Ritz de Barcelona (ya hace tres años que dirige los fogones de Dgusta) donde junto al resto del equipo obtuvieron una de las famosas estrellas Michelín. Actualmente en la cocina del restaurante Dgusta nos ofrece platos creativos basados en mercado con presencia de la estación y protagonismo de la calidad del producto, divertidos y diferentes. Platos excelentes, desde mi modesto punto de vista, tanto en presencia como en boca, juega con los colores, las texturas y los sabores complementándolos y transmitiéndonos sensaciones, en muchos casos inesperadas. Nada de cocina molecular ni de no saber lo que comemos, el arte se obtiene de la claridad de los platos, no de las sombras.

Comimos en el restaurante Dgusta, Utebo.

Tomamos 3 entrantes, un segundo y dos postres, para dos personas, lo que no nos esperábamos era que cuando se pide carta, Dgusta, nos invita a dos aperitivos, sí, dos aperitivos. Agradecemos mucho cuando en un restaurante nos sacan un aperitivo, incluso en algunos restaurantes es de calidad, y realmente se agradece,… pero es que en el restaurante Dgusta nos invitan a dos aperitivos, y ambos gratis, y ambos buenísimos, -hay que bien empieza esto- pensé, acomodado en mi mesa justo al lado de la ventana, mientras veía como algunas nubes amenazaban con estropear la tarde, a quien sea, porque a mi desde luego no.

Primer aperitivo, invitación de la casa, gracias: (8) Crema de patata con vichyssoise, queso parmesano y huevo de codorniz escalfado. Realmente buenísima, juego de temperaturas y texturas, con un profundo retrogusto a mar, posiblemente bogavante.

Restaurante Dgusta, comer en Utebo

Segundo aperitivo, también invitación de la casa, gracias: (7,5) Erizo relleno de buey de mar, con reducción de nata y huevo de codorniz pochado. El buey de mar (marisco, crustáceo, decápodo, esto último porque tiene 10 patas), hace aquí un excelente papel mezclado con la nata, el huevo y unas escamas de sal maldón. Decorado con alcachofa frita.

Restaurante Dgusta, comer en Utebo

Cigalas crujientes con salsa agridulce y de soja (8,2).

Dos importantes cigalas, cuyas colas habían sido “rebozadas” con crujiente, muy acertadas en fogón, vistosas y provocadoras. Un plato muy bien presentado, acompañado de salsa agridulce y de soja. Las salsas pueden ocultar gran parte del sabor, además de complicar la divertida textura del crujiente, yo personalmente sin salsa.

Restaurante Dgusta, comer en Utebo

Ensalada de tres tipos de quesos Manchegos,  sobre capa de membrillo y requesón, aliñada con vinagre de jerez y mostaza savora y helado de parmesano. (7,5) . Una ensalada para amantes del queso, diferentes quesos manchegos y  en diferentes texturas, incluso un helado de queso, dulce, buenísimo. En el fondo encontramos una base de membrillo para untar los generosos cortes de queso. Una ensalada muy muy contundente y original.

Restaurante Dgusta, comer en Utebo

Foie de 4 texturas, foie minicuit, foie plancha, perla helada de foie, y crema de foie quemada con sal maldón y configura de violeta. (8,5).

Un altar de foie, un altar de oro rosa. Estamos acostumbrados al foie plancha y al minicuit. Andreu Millo nos presenta el foie en otras dos texturas más. La perla helada de foie, foie y frutos secos conformando un “perla“, riquísimo el matiz de tostados con el foie. El punto de vanguardia se presenta con la textura de crema de foie, suave, dulce y salada, diferente. Plato para probar, y jugar en el paladar con cada uno de sus elementos, ahora este… luego el otro, ahora vuelvo a probar el primero… que rico.

Restaurante Dgusta, comer en Utebo

En este plato eche en falta un buen tinto,  o incluso uno dulce, .. , que pena, para otra vez será.

Restaurante Dgusta, comer en Utebo

Mar (bogavante) y montaña (setas), con lámina de foie a la plancha. (9,5)

El bogavante en sí es riquísimo, pero se puede convertir en sublime con buenos compañeros en el plato. Y así nos lo trajeron, además de la impresionante presentación en plato, junto a unas setas en un punto perfecto sobre las que descansaba nuestro querido amigo, el foie. La carne del bogavante con un trocito de foie y otro de setas convertía nuestro paladar en una fiesta, creo que todavía escucho las trompetas mientras escribo estas líneas. Enhorabuena.

Restaurante Dgusta, comer en Utebo

 

 Restaurante Dgusta, comer en Utebo

Postres (los hacen todos en el propio restaurante, un lujo) , tomamos  uno de pastelería creativa y otro un sorbete.

Sorbete de mojito con alcohol. Delicioso. Si nos gusta el mojito nos gustará y si no también. Ideal para hacer una buena digestión. (7,5)

Restaurante Dgusta, comer en Utebo

Sable de fresas: delicioso pastel con base de pasta sable, decorado con franbuesas y corazón de fresas. (8)

Restaurante Dgusta, comer en Utebo

Precio del restaurante Dgusta. (8,5)

El precio de nuestra comida fue de 75,9 euros para dos personas,  37,95 euros por persona. Sin duda un precio insuperable para la calidad y cantidad de los platos. Salimos totalmente saciados. Si en lugar de haber seleccionado este vino hubiéramos pedido uno acorde al nivel de las viandas (algo más caro) y de haber sabido la cantidad de los platos tampoco hubiéramos pedido 3 primeros, sino más  bien un primero para compartir ,dos segundos y un postre para compartir (tener en cuenta que nos invitan a dos aperitivos), entonces el precio habría rondado los 30 euros por persona. Por lo tanto para una comida o cena de auténtico lujo en nuestros platos nos gastaremos entre 30 y 40 euros. Un precio muy bueno.

precio restaurante dgusta

Los precios (todos iva incluido en la carta, que también se agradece): menú degustación (descrito arriba) por 36 euros + bodeba, carta:

  • Arroces desde 11 euros la paella hasta 19,5 el arroz con bogavante.
  • Entrantes, algunos mejor para compartir, desde 12 hasta 15 euros.
  • Del mar, desde 15 hasta 18 euros (Ej. Lomo de bacalo confitado a fuego lento).
  • De la montaña, desde 15 hasta 20 euros (Solomillo de ternera con lámina de foie breseado y salsa de boletus).

Los postres, dos apartados:

  • Pastelería creativa, 5,5 euros iva incluido.
  • Helados y sorvetes, a 4,5 euros iva incluido.

Mi opinión sobre el restaurante Dgusta.

Dgusta nos ofrece una cocina de altísimo nivel ausente de todo tipo de elementos externos que puedan encarecerla, como la ubicación, el salón, servicios de sala adicionales como el sumiller, etc. Si nos gusta comer muy bien este es un sitio muy recomendable, si lo que buscamos es mantelerías lujosas, una carta de vinos de 300 referencias, un sumiller para que nos asesore,un jefe de sala con pajarita que nos pelotee, etc, este no es el sitio. El tipo de cocina, creativa, pero directa, de bases firmes, sin tonterías en el plato, y contundente, será dificil que nos vayamos con hambre. El único inconveniente que tiene es que no está en Zaragoza, está en Utebo (a 14 Km de Zaragoza), lo ideal es ir en el coche con alguien que no tome alcohol. El precio, entre 30 y 40 euros por persona, que para su altura es más que aceptable.