Nuestra valoración: 4 cachirulos de 5 posibles, restaurante muy recomendable(Pasa de 3 a 4 cachirulos)

  • Tipo de cocina: microplatos (tapas elaboradas), con autoría, base de mercado.
  • Precio medio: entre 30 y 35 euros.
  • Dirección del restaurante Palomeque: Calle Agustín Palomeque 11, Zaragoza.

¿Qué restaurante se puede permitir el lujo de cerrar los sábados noche y domingos todo el día?, yo sólo conozco uno. El restaurante Palomeque. Cuando muchos buenos restaurantes hacen auténticos esfuerzos para sobrevivir en estos tiempos de escasez y mantener sus puertas abiertas, el restaurante Palomeque se llena día tras día, agota mesas y aún así cierra los sábados noche y domingos, incluso en las fiestas del Pilar.

Restaurante Palomeque, de tapas.

(albóndiga con núcleo de longaniza de Graus con salsa de Oporto y setas y lágrimas de mermelada de piquillo)

¿El secreto?. Desde mi punto de vista, por un lado las ganas de dar servicio a los clientes, y por otro una buena oferta diferente a los clásicos menús de restaurante, de primero, segundo, postre.

Al frente del restaurante Palomeque sus dos socios, Jesús Miguel Arlés y Fernando Mallenco, que desde el año 2000 han mantenido un alto nivel de servicio y atención a los clientes. Miguel especializado en vinos, como sumiller que es, y Fernando centrado en dirigir la cocina, teniendo siempre un profesional de los fogones como Chef, actualmente David Aldea.

El servicio del restaurante Palomeque.

Los propietarios, con la ayuda de varios camareros, dan el servicio. Todos ellos adaptan el trato a nuestras necesidades, si se mantiene la distancia ellos la guardan, si uno comenta confiadamente con ellos, se prestan profesionalmente. En las tres veces que he estado no he sufrido tiempos de espera ni ningún otro problema. Lo que si he detectado es que muchos, mejor, muchísimos de los clientes del restaurante Palomeque son “reincidentes“, puesto que saludan y bromean con desparpajo a camareros y propietarios. Buena señal.

El servicio de vinos del restaurante Palomeque.

De lo mejor de Zaragoza, por no atreverme a decir que el mejor de Zaragoza. Así de rotundo. En un local más tirando a pequeño que a grande, nada más entrar nos reciben cinco armarios frigoríficos de vino, ¿no es esto ya una buena señal?, y justo enfrente, en la barra, en una de sus esquinas, vemos abundantes botellas de vino abiertas, mantenidas en frío, e incluso botellas de grandes vinos abiertas para tomar en copas, en perfectas condiciones gracias a la extracción del oxígeno, inyectando nitrógeno para evitar la oxidación. Además, que esto es lo que más me gusta, siempre tiene abiertas algunas botellas de cava o champagne para servir por copas en la barra o en las mesas. ¿A que otro restaurante de Zaragoza podemos ir a tomar una tapa con una copita de cava?, si hay más que alguien me lo diga. Lo mismo ocurre con los grandes vinos, en el restaurante Palomeque podemos tomar una copa de un gran vino sin necesidad de comprar toda la botella, y en perfecto estado, claro.

Restaurante Palomeque, de tapas.

Otro buen hacer en los vinos lo encontramos en las mesas, cuando comemos y pedimos una botella de vino, a veces, se queda corta para toda la comida, pero pedir una segunda botella es excesivo, esto está resuelto en el Palomeque, podemos pedir la segunda botella y sólo nos cobran las copas que nos sirvamos. Todo fácil.

Realmente ¿de que nos importa que un restaurante tenga carta de vinos de 1000 referencias?, ¿no es mejor que tenga 200 pero que estén todas a nuestra disposición de forma fácil?. Qué podamos ir un día y tomar una tapa con un gran vino y volver otro día y hacer lo propio probando otro distinto.

El salón del restaurante Palomeque.

Lo acaban de reformar completamente, y con mucho gusto diría yo. Abundancia de maderas nobles, una gran cristalera a la calle que nos ofrece luz natural, mesas y sillas robustas y cómodas, algunas mesas altas con taburetes para encuentros más informales,  han mejorado la separación entre mesas, aunque llegaría ser todavía demasiado justa en algunos casos.

Restaurante Palomeque, de tapas.

Con el buen tiempo también sacan a la calle una coqueta terraza, muy bonita e ideal para las noches estivales, la calle Palomeque, donde se ubica y de donde proviene su nombre, es una calle poco transitada y peatonal, perfecto para una terraza.

Restaurante Palomeque, de tapas.

La carta del restaurante Palomeque.

Tenemos dos opciones, una carta clásica, de primero, segundo, etc… o bien las tapas. Estas no son las habituales tapas (calamares, croquetas, etc…), sino que provienen en muchos casos de platos de carta, o mejor dicho, son miniplatos de carta, lo que ahora se hace llamar micrococina, (que como casi todo ya estaba inventado y sólo hacía falta un gastrolisto que le pusiera nombre). Así el restaurante Palomeque se pone en la vanguardia culinaria con esta propuesta, con la que perfectamente podemos probar 4 ó 5 platos sin terminar “a reventar” y con un precio más asequible.

Restaurante Palomeque, de tapas.

La variedad es enorme, sólo hace falta echar un vistazo a la barra para hacerse una idea, bacalao confitado con Pil-Pil, carpaccio de magret de pato ahumado, vasito de potaje de cocido con poche y tosta de su propia guarnición, roast beef relleno de vino de garnacha con lágrimas de pimiento del piquillo y chef de patata dulce, lasaña de pollo y espinacas con salsa de tomate y albahaca y parmentier de patata morada, albóndiga con núcleo de longaniza de Graus con salsa de Oporto , setas y lágrimas de mermelada de piquillo, solomillo con queso camembert con confitura de naranja y almendra tostada, pimiento dulce relleno de lenguado, camembert y gamba, anchoa natural con salsa de cítricos, sorbetes, …. y sigue.

Restaurante Palomeque, de tapas.

Esta orquesta de pinchos no está cerrada, sino que su director, David Aldea innova continuamente creando nuevos microplatos con gran ingenio y muchas ganas que,  además de riquísimos, están excelentemente presentados. Sin duda en el Palomeque hacen suyo el dicho “la comida también entra por los ojos“.

El precio del restaurante Palomeque.

Comer o cenar con microplatos, osea tapas elaboradas, nos saldrá entre 30 y 35 euros por persona con vino y postre. Lógicamente con una carta de vinos de un espectro de precios tan amplio podemos gastarnos casi lo que queramos, pero con un vino medio pensaremos en gastarnos lo indicado anteriormente.

Tenemos tapas desde 0,50 euros (un boquerón rebozado), hasta 4 euros  (vasito de potaje de cocido con poche y tosta de su propia guarnición), claro que esta última tapa es prácticamente medio plato de cocido, así que con pocos de esos estamos servidos.

Los precios de los vinos, desde 6,9 euros una botella de Rioja joven, hasta más de 60 euros por botellas de vinos de alta calidad. Cavas desde 16,5 euros. Eso si deseamos una botella entera, que si deseamos copas sueltas, tenemos desde 1,65 euros una copa de vino.

Comimos en el restaurante Palomeque.

Comimos de tapas, muy variadas, todas con un buenísimo punto de fogón, una excelente presentación y recién hechas. Otra de las cosas por las que se caracteriza el restaurante Palomeque es que, gracias a la cantidad de clientes, la rotación de tapas es muy alta, logrando tenerlas siempre recientes.

Restaurante Palomeque, de tapas.

No describiré todas y cada una, sino que de forma general diré que ninguna de ellas me decepcionó, y además ninguna de ellas era la típica tapa, todas tenían una autoría sutil, sin cruzar la línea de las excentricidades que sólo le gusta al cocinero, todas con su toque personal, pero prácticas y de cantidades generosas.

Restaurante Palomeque, de tapas.

 Restaurante Palomeque, de tapas.

(vasito de potaje de cocido con poche y tosta de su propia guarnición)

 Restaurante Palomeque, de tapas.

(bacalao confitado con Pil-Pil, carpaccio de magret de pato ahumado)

 Restaurante Palomeque, de tapas.

(lasaña de pollo y espinacas con salsa de tomate y albahaca y parmentier de patata morada)

 Restaurante Palomeque, de tapas.

(carpaccio de magret de pato ahumado)

 Restaurante Palomeque, de tapas.

 Restaurante Palomeque, de tapas.

 Restaurante Palomeque, de tapas.

(Sorbete de piña al ron de caña)

Mi opinión del restaurante Palomeque.

El Palomeque es un restaurante para amantes de la gastronomía, para los que les guste probar muchas cosas, dejando a un lado los menús de primero, segundo y postre, que por otro lado también lo tienen. Nos ofrece microplatos, osea tapas muy elaboradas extraídas de los platos de la carta. El precio puede rondar entre 30 y 35 euros de media. Hay que destacar la calidad del servicio de vinos, grandes vinos por copas, cava también por copas, segundas botellas por copas, buenos precios de vinos y una tipificación estudiada de la carta para llegar a todos los gustos. El salón, recién reformado, es elegante y cómodo, pero por su reducido tamaño puede privarnos de libertad para encuentros románticos, por lo cual pienso que es un restaurante muy recomendable para grupos y para amantes de probar cosas nuevas, esto es, para amantes de la gastronomía.

(Ver valoración anterior del restaurante Palomeque)