Hace unos días estuve en el restaurante Hermanos Teresa, para probar sus tapas, pensando que no había estado, cuando llegué me di cuenta de que hace un par de años lo había visitado, pero ya no me acordaba.

Hermanos Teresa, Tapas Zaragoza

Uno no sale de su asombro, y me explico. Viernes por la tarde, 20:00 horas, me acerco a la puerta del Hermanos Teresa, desde la distancia veo que está cerrado, me aproximo para ver si hay un horario, o un motivo especial por el que está cerrado, o lo que sea. Ningún motivo especial, sencillamente abren a las 20:30, un poco tarde, pienso, para un bar de tapas, a mi particularmente me parece una buena hora para empezar a tapear las 19:00 horas, pero claro, cada uno en su casa hace lo que quiere. Este hecho más de desanimarme, me provoca curiosidad, ¿será que tienen poca clientelea los viernes?, ¿no será que está cerrado?, ¿será más ruido que nueces el asunto del Hermanos Teresa?. Sólo falta media hora, así que mejor tomar algo por aquí cerca y vuelvo.

Hermanos Teresa, Tapas Zaragoza

Tomamos una cañita en una calle próxima y a las 20:20 volvemos, y no puedo creerme lo que veo, al menos 10 personas en la puerta esperando a que abran, será un grupo que han quedado a cenar, pienso. Pues no, son parejas y algún cuarteto, que simplemente saben que abren a las 20:30 ¡y han ido antes para pillar sitio!. Sorprendente.

Dedico mucho tiempo en visitar restaurantes, probar bares de tapas, etc. pero tengo que reconocer que jamás se me hubiera ocurrido ir un bar de tapas antes de que abrieran para tener sitio. Yo no, y mira que me gusta.

Bueno a lo que vamos . Abren la puerta, y con nervioso orden todos para adentro, ¡a por la mesa del rincón!, o la que está junto a la pared, y demás estrategias, todo pensado. Ideal para el propietario, al minuto de estar abierto ya tiene unas 15 personas dispuestas a llenar sus panzas. Me encanta.

Hermanos Teresa, Tapas Zaragoza

El Hermanos Teresa podría considerarse un restaurante, pero a mi me viene más a la cabeza como bar de tapas, sin menosprecio ninguno, cada uno lo suyo, y ellos lo suyo lo hacen muy bien, las tapas.

Si por un lado es un fastidio que no abran hasta las 20:30 horas, por otro cuando abren es como el paraíso para cualquier tragaldabas. Toda la barra repleta de tapas recién elaboradas, con una presentación exquisita, algunas recomendaciones del día, etc. Yo me vi totalmente perdido, me las hubiera comido todas, al final probé sólo tres, pero volveré, no hay duda.

Hermanos Teresa, Tapas Zaragoza

El Hermanos Teresa es un negocio familiar, en la cocina la heredera del bar, que ya lo llevaba su padre, en la barra el marido y dos hijos, en la parte exterior también otro chico atendiendo las mesas, vamos que todos de casa.

Tienen una carta de unas 30/40 referencias de vinos, más que suficientes para lo que necesitan, también tienen cava y champagne, pero estos últimos no están disponibles por copas.

Hermanos Teresa, Tapas Zaragoza

El precio del Hermanos Teresa es sensiblemente inferior a lo que podemos encontrarnos por el centro de Zaragoza en este tipo de tapas.  El Hermanos Teresa está localizado en la calle General Ricardos 11, Zaragoza, que está apartado del centro. Por lo que se encuentra alejado de las típicas zonas de tapeo y se convierte más en un lugar para ir a cenar de tapas que para hacer una parada en un recorrido. Nosotros nos gastamos 22 euros (entre dos), con 6 tapas (una cocochas) y 3 consumiciones  (dos vinos y un refresco), y nos fuimos muy satisfechos, aunque no cenados, pero podríamos haber salido cenados por unos 15/18 euros por persona.

Hermanos Teresa, Tapas Zaragoza

Hermanos Teresa, Tapas Zaragoza

Todas las tapas que probamos estaban buenísimas, recién hechas y además las calientan en el momento, con calentadores de resistencias (no con microondas) que están más ricas.

Hermanos Teresa, Tapas Zaragoza

Impresionantes la cocochas con pil-pil, estaban como tapa recomendada del día, y ya lo creo que es recomendada, si vuelvo no me las pierdo de nuevo.

Hermanos Teresa, Tapas Zaragoza