Nuestra valoración: 3,5 cachirulos de 5 posibles, restaurante recomendable(pasa de 3 a 3,5 cachirulos)

Aprovechamos la escusa de que unos amigos no habían estado en el restaurante Kiko para pasarnos por allí y disfrutar de los excelentes asados caseros en horno de leña de Joaquín y Mari. Son ya muchas, no se cuantas, las veces que me he perdido por allí, encontrando siempre un altísimo nivel en sus asados, tanto de lechal como de cochinillo al horno, precedidos por su increíble hígado de oca en salsa de uvas.

Asados para llevar Zaragoza, kiko

La comodidad, la esperada, como si estuviéramos en nuestra propia casa, sin ningún tipo de “aspamiento” el servicio familiar del restaurante Kiko nos acoge, nos atiende y nos acompaña, de tú a tú. Llegamos a comer a las 15:30 horas y cuando nos fuimos, a eso de las 18:30, todavía había sobremesas charrando distendidamente, gente educada y de cierto nivel.

Hasta ahora todo igual, no obstante hablando con su propietario, Joaquín, me contó algo nuevo, o al menos yo no lo sabía, me comentó que también hacen asados para llevar. Motivado esto por el hecho de que en días señalados, además de no disponer de un local capaz de soportar ese abordaje, muchos clientes prefieren llevarse el asado a su casa. Por lo tanto ahora disponemos también de estas opciones:

  • Asado de medio cordero lechal para llevar (70 euros), pueden comer de 4 a 6 personas.
  • Asado de medio cochinillo para llevar (50 euros), idem, de 4 a 6 personas.

Nota para grupos grandes: el restaurante Kiko trabaja la carne de cordero lechal, pero también previo encargo puede hacernos un ternasco entero (un ternasco es un cordero algo más grande que el lechal,  que ya ha comido hierba) que es riquísimo y sale algo mejor de precio puesto que comen más personas. Tenerlo en cuenta.

Otra sorpresa agradable fue la mejora del servicio del vino, sigue con sólo 3 referencias de tintos, sin complicaciones, pero ahora dispone de armarios para el vino y ha incluido referencias de muy alto nivel a un precio muy muy básico.  Algún día hablaremos de los precios de los vinos en los restaurantes, un servidor algo sabe de esto, puesto que además de aficionado a los restaurantes y al vino tiempo atrás tuve una empresa de venta de vinos, como minorista y mayorista.

Remelluri Reserva 2005.

Si vamos a una vinoteca (tienda de vinos) a buscar este vino nos costará de 12 ó 14 euros, y será un precio acertado para la calidad de este vino, un reserva de uva seleccionada y excelente calidad. Si vamos a un restaurante que disponga de este vino, no serán muchos, lo veremos en la carta por entre 25 y 30 euros, salvo en el restaurante Kiko que lo tenemos a 16 euros… ¿por qué?. Hay que pensar que vinos de este precio no “salen” (se venden) demasiado en los restaurantes, por lo que el riesgo de que no lo vendan es elevado, y esto con cada una de las referencia que tiene el restaurante, por lo tanto disponer de 200 referencias en un restaurante es pagar un alto precio en un “stock” que dará un gran valor al restaurante pero que tiene muy poco movimiento, nada que ver con una vinoteca donde venderán cientos de botellas diarias de varios tipos, que conlleva el hecho de que puedan poner márgenes mas ajustados en sus vinos.

Algunos restaurantes, como el restaurante Kiko, prefieren disponer de sólo 3 referencias, una alta rotación de stock y poder ofrecer vinos a un precio inmejorable y en perfectas condiciones (recordemos que un vino cuando sale de bodega está ideal para su cata, bueno para los más justicieros decir que algunos vinos ganan algo en botella incluso en la bodega del restaurante, pero los menos). Así pues tenemos un vino espléndido, con un asado magnífico y todo ello a un precio maravilloso ¿quién da más por menos?.

La cata del Remelluri reserva 2005.

Por este precio incluso puede ser buena idea llevarnos una botella a nuestra casa, cosa que hice. El remelluri reserva viene vestido discreto, tonos tierra en una foto de la Granja de Nuestra Sra. de Remelluri, en la Rioja.

Remelluri reserva 2005

Al descorche se presenta un corcho “en condiciones“, largo y de corteza de caucho natural,  no de virutas, ni sintético. En primera instancia visual valoraremos por un lado la longitud del corcho, cuando más largo mejor para mantener la comprometida independencia del vino con el exterior, y la pureza y porosidad de este, cuanto menos “agujeritos” mejor (observar que en algunos casos pueden estar rellenos con un producto para uniformar el cilindro), en este caso ha sido obtenido entero de la corteza, bien, los corchos de viruta prensada son de peor calidad. También vemos el nivel del color del vino en el corcho, cuanto menos haya “subido” el color por el corcho mejor, denota buen aislamiento y no demasiado tiempo en botella.

Remelluri reserva 2005

En copa este vino se presenta complejo en aromas, sutil cuero y tostados, picota de capa media alta. En boca se muestra ligeramente frutal con gran redondez del mosto de tempranillo domado durante 17 meses en barrica de roble Francés.

Sin duda un gran vino a la altura de los más exigentes, y por este precio se ofrece para “trago largo” sin complicaciones para la cuenta final.

Comimos en el restaurante Kiko.

A ver si lo adivinan, medio lechal asado para cuatro personas, precedido de una ensalada (enorme) y el imperdible hígado de oca en salsa de uvas. Todo riquísimo y la altura de siempre, creo que no me cansaré nunca de esta cocina… me encanta. Y como siempre nos pasa, no pudimos terminarnos todo, las patatas hablaban, y me daba mucha mucha pena lo que decían, pero ya no podía más. Por cierto, nos ofrecieron la posibilidad de llevarnos, en unos envases que tienen para ello, el asado que nos sobró, y lo hubiera hecho sin ningún miramiento de no haber sido porque no nos ibamos a casa, recomiendo a todo el mundo que se lleve lo que sobre, yo lo haré.

Asados tipicos Aragones para llevar, kiko

Asados tipicos Aragones para llevar, kiko

De postre creps con chocolate y helados de sabores.

Asados tipicos Aragones para llevar, kiko

Asados tipicos Aragones para llevar, kiko

 

Asados tipicos Aragones para llevar, kiko

Después de comer el restaurante Kiko nos lleva a la mesa (a todo el mundo) una botellita de pacharán y otra de orujo de hierbas, cortesía de la casa, para la sobremesa, muchas gracias.

El precio del restaurante Kiko.

Para cuatro personas 129 euros, que sale a 32,25 euros por persona, con entrantes para compartir, lechal asado de segundo, postres y una botella de vino Remelluri reserva (muy buen vino a un precio muy inferior a lo habitual en restauración). No pudimos terminarnos todo, terminamos completamente saciados. Luego, invitación de la casa, unos chupitos. Un precio inigualable.

Precio restaurante kiko, zaragoza

Mi opinión.

Pensaba que en esta nueva visita al restaurante Kiko no tendría nada nuevo que contar, pero me equivocaba. Ahora podemos disfrutar del asado típico Aragonés del Kiko en nuestra propia casa, gracias a la posibilidad que nos brinda de encargar Asados para Llevar. Por otro lado han mejorado el servicio del vino incluyendo armarios frigoríficos y vinos de altísimo nivel a precios prácticamente de vinoteca, como por ejemplo el Remelluri reserva 2005 por 16 euros cuando lo habitual será encontrarlo por 25-30 euros en otros restaurantes. El restaurante Kiko es sin ninguna duda, al menos para mí, un lugar ideal, tanto en calidad como en precio, para disfrutar del mejor asado típico Aragonés, tanto en grupo como en pareja, sin que nos “tiemble” el bolsillo y con la mejor  hospitalidad y trato humano y cordial. Sigue teniendo el problema, y encanto al mismo tiempo, del número reducido de mesas, por lo que es indispensable reservar con bastante tiempo para evitar quedarnos con las ganas. Y por supuesto sigue siendo imposible ir sin reserva a probar sus asados puesto que estos son “personalizados al cliente”.