Comer en Noja, al igual que en prácticamente toda Cantabria, es un placer. Cierto es que, como en todos los sitios, siempre hay quien al abrigo de la reputación gastronómica local se hace el listo y da gato por liebre, pero gracias a Dios suelen ser los menos y además son fácilmente localizables. Inciaré brevemente como intento evitarlos.

Comer en Noja

Es por ello que cuando vamos de vacaciones, a cualquier latitud, es muy recomendable informarse de los lugares gastronómicamente interesantes del lugar. Yo lo hago de dos formas, previamente por internet, y siempre huyendo de páginas oficiales, guias turísticas, etc… donde o dan poca información y es previo pago, osea inútil, y por lo tanto me refugio en webs independientes, a ser posible locales, como pueden ser los blogs. Mi segunda forma de información son los “autóctonos“, que una vez allí localizo y abordo en plena calle, mis preferidos son los de media edad, 40-50 años que presumiblemente estarán más actualizados sobre los restaurantes que los más mayores y disponen de más posibilidades económicas que los más jóvenes, concentrados estos últimos en pagar sus hipotecas.

Sobre que ver en Noja, que hacer, playas, etc… creo que está todo dicho, me concentraré en donde comer en Noja. He estado en varios restaurantes de Noja, y como en todos los sitios hay de todo.

Restaurante Sambal, Noja.

Empezaré por este, que ha sido el que más nos ha gustado de los que hemos visitado. Está localizado en Noja, en el núcleo urbano, junto al campo de golf (sí, el campo de golf está dentro del centro urbano por raro que parezca), cerca de la playa del Ris.

Goza de tres espacios, uno exterior al restaurante, con mesas tipo merendero, otro interior a modo de terraza abierta, con un toldo como techo, que da al campo de golf, y otro interior que a través de una grandes y limpias cristaleras da a la terraza que nos impregna igualmente del verde exterior.

Es un restaurante de nivel medio alto, cocina elaborada, con toques de autor, y basada principalmente en producto de la zona. La decoración del hotel es actual, moderna, sin sobrecargas, primando el ambiente natural y las vistas exteriores, que son fantásticas.

Nos atendieron perfectamente, desde el comienzo, cuando fuimos un poco antes de que abrieran y nos ofrecieron tomar algo en la parte exterior hasta que abrieran la cocina, y también excelentemente atendidos durante el desarrollo de la comida, presentación de platos, trato, etc,… quizás les falte un poco de “madurez” para atender con algo más de empatía los clientes, que, como nosotros, intentamos entablar una leve complicidad con el personal de sala. Pero en definitiva excelente.

Perfectos también todos los platos, desde su presentación, sus combinaciones, puntos de cocina, calidad de producto, temperatura de servicio, idoneidad del momento, etc, avalado todo esto por el hecho de que se ve la cocina desde el comedor a través de sus paredes de cristal.

Tomamos un menú degustación, que dicho sea de paso, no lo tenían para las comidas (era sólo para cenar) pero que el cocinero no puso ningún problema en prepararnos, el precio fue 77 euros total (38,5 por persona), con una botella de cava otra de agua y cafés y dos menús degustación (sensaciones), que constaba de un aperitivo, cuatro platos y postre ¿quién puede decir que esto es caro?.

Estos son los platos que tomamos en el restaurante Sambal, Noja:

Comer en Noja, restaurante Sambal

(Aperitivo: Queso Cántabro con nueces.)

 

Comer en Noja, restaurante Sambal

(Ensalada de queso de cabra, miel y piñones. )

Comer en Noja, restaurante Sambal

(Risotto de tomate y albahaca)

Comer en Noja, restaurante Sambal

(Tronquito de rapé asado con cítricos y soja)

Comer en Noja, restaurante Sambal

(Carrillera de cerdo ibérico estofada a la antigua)

Comer en Noja, restaurante Sambal

(Postre: Helado de mango, chocolate, bizcocho y nata con canela)

Comer en Noja, restaurante Sambal

(Precio del restaurante Sambal, Noja)

Restaurante Pepita, Noja.

Había encontrado el restaurante Pepita buscando en internet, además estábamos alojados en el mismo hotel donde está el restaurante (Hotel Viadero), así que decidimos probar el menú degustación que además estaba en nuestra llegada presentado en la puerta del hotel y nos pareció apetecible, sobre todo porque incluía langosta. El lunes pregunté en el restaurante sobre la posibilidad de tomarlo, y me dijeron que sólo había en fin de semana, no obstante me lo podría hacer pero cambiando la langosta por langostinos… me pareció mal contestarle, tomamos el menú del día.

El restaurante Pepita está bien presentado, luminoso y limpio, muy espacioso y tranquilo. Aceptablemente atendidas las mesas por un camarero/metre que también estaba a veces en el buffet libre del hotel (penoso buffet por cierto, de hecho aunque teníamos media pensión decidimos disfrutar de nuestras vacaciones y olvidarnos de comer o cenar en el hotel).

El menú que tomamos nos costó 36 euros para dos personas, 18 euros por persona, constando de primero, segundo, postre, agua y vino. Por poner un detalle de ejemplo, el vino, venía maridado el menú del día con un tinto joven, nos apeteció un rosado, nos dijo que ningún problema, y nos sacaron para elegir un lambrusco y un rosado del 2005 (de Orense), estamos en el 2010, tampoco tenía ganas de hablar, tomamos el rosado, que como comprenderán no nos gustó demasiado.

Sobre la cocina, pues regular, cal y arena, el arroz estaba más bien regular y los pimientos rellenos estaban muy buenos, el postre bien. En general mejorable, pero por 18 euros tampoco podemos pedir grandes cosas.

Comer en noja, restaurante Pepita

Comer en noja, restaurante Pepita

Comer en noja, restaurante Pepita

Comer en noja, restaurante Pepita

Comer en noja, restaurante Pepita

Comer en noja, restaurante Pepita

Otros sitios donde comer:

Vecinos de Noja, son Isla y Santoña, ambos lugares también perfectos para la buena mesa, por lo cual los visitamos, en breve daré cuenta también en este blog de sendas visitas.