Nuestra valoración: 3 cachirulos de 5 posibles, restaurante recomendable(Restaurante Recomendable)

  • Dirección del restaurante: Paseo de Sagasta 37, Zaragoza.
  • Tipo de cocina: Cocina Portuguesa.
  • Precio: menú degustación 35 euros persona, menú especial 25 euros persona, menú diario (de lunes a viernes comidas 15 euros), carta entre 30 y 50 euros.
  • Fecha de la visita: octubre 2011

La Taverna Lusitana (en Portugués taberna es con “v”) nos pone en el centro de Zaragoza la cocina Portuguesa. En un local sencillo pero muy bien situado, en el Paseo Sagasta, nos ofrecen cocina original de Portugal, platos típicos de aquella latitud que como ocurre en su origen orbitan en torno a la figura estrella de su gastronomía, el bacalao.

Varias virtudes nos hacen recomendar este restaurante, una cocina distinta a la Española que nos acerca a conocer otras culturas y métodos de elaboración no utilizados habitualmente en nuestro país, también como ya he dicho la buena localización del restaurante en sí, y además su precio, nada de precios abusivos, sino precios muy cómodos y asequibles para todos los bolsillos.

Taverna Lusitana, Zaragoza

Su cocina esta dirigida por un Zaragozano nacido en Portugal que pasa temporadas en este país para renovar los platos, las técnicas, etc. La taverna lusitana es un negocio familiar, mejor que mejor, todo lo más parecido a una típica cocina portuguesa casera.

El salón del restaurante.

En el Paseo de Sagasta número 37, muy céntrico. Se presenta sencillo, con mesas y sillas funcionales y cómodas, paredes blancas, techos altos y motivos Portugueses en las paredes.

Taverna Lusitana, Zaragoza

Las mesas están suficientemente separadas, vestidas con fondo de cuadros rojo y blanco, cubierto por un mantel blanco, más que correctamente vestidas para el ajustado precio del restaurante en general.

Taverna Lusitana, Zaragoza

Los baños.

Limpios y preparados con todo lo necesario para una correcta y necesaria higiene antes de comer, pero que sin embargo muestra un problema de accesibilidad puesto que para acceder es necesario subir unas escaleras que lo harán imposible para personas con serios problemas de movilidad.

El servicio.

La Taverna Lusitana equilibra bien el servicio con el precio, un servicio atento a nuestras necesidades pero dejando a un lado señales de servicios de primera, como el rellenado de copas, etc, que tampoco podemos exigirlos puesto que no nos los cobran. Quizás la principal ventaja que tiene este restaurante en su servicio es las ganas que tienen de hacer las cosas bien, de agradar a los clientes sin sonrisas estúpidas ni servilismos trasnochados, nos atienden muy bien y rápidos, aunque sobre esto último tengo que decir que el día de nuestra visita el restaurante estaba a mitad, y según nos indicaron los sábados por la noche, día estrella para los restaurantes, llenan todas las mesas.

El producto del restaurante.

Salvo los platos de carne, claro está, el bacalao es el producto omnipresente en los platos (o casi), al menos en los del menú degustación que tomamos. Un buen bacalao tratado de múltiples formas, los portugueses dicen que tienen 365 platos, uno para cada día del año, así que formas de elaborarlo debe de haber también unas cuantas.

Lógicamente la cocina del restaurante taverna lusitana también incluye algunos productos de España, como las fantásticas sardinas de Cantabria pescadas con luz que nos comimos como parte del menú degustación. La pesca con luz, consiste básicamente de un foco de luz muy potente que se coloca sobre una boya en el mar, una vez se ha detectado un banco de pescado. Los peces acuden hacia la luz y posteriormente los barcos rodean el banco de peces con las redes para atrapar el pescado, en este tipo de pesca el pescado sufre menos puesto que no lleva arrastre, y esto repercute en una mejor textura y sabor.

La carta de vinos.

Una carta de vinos de cuyo formato bien podrían aprender muchos grandes restaurantes donde en sus cartas aparecen apenas el nombre y el precio de los vinos. En la Taverna Lusitana nos muestran los vinos, además de bien ordenados, con los coupages de cada uno, con lo cual podemos ver el tipo de uva del vino antes de seleccionarlo. Esto es una muy buena práctica por dos motivos, los clientes no tienen por que saber el tipo de uva de los vinos, y por otro así se entrena la capacidad de diferenciar los distintos tipos de vino por el tipo de uva, aunque lógicamente también podemos leerlo una vez que tenemos la botella en la mesa, pero será mucho más interesante la selección del vino si conocemos su composición a priori, que repercutirá en un mejor maridaje, o no, pero al menos podremos deducir cual ha sido nuestro error y no repetirlo en el futuro.

Además también incluye la ficha de cata de cada vino, que también nos ayudará a seleccionar el más adecuado o el que más nos apetezca en ese momento.

En la carta podemos encontrar vinos portugueses para todos los gustos y precios, con un abanico desde los 15 hasta los 45 euros por botella, blancos, rosados y tintos, algunos de ellos “vinho verde”.

El vino que tomamos.

En el menú degustación entraban varios vinos, elegimos un Padeiro rosado, un vino Verde (vinho verde). El apelativo de vino verde viene dado por la zona geográfica donde se cultiva este tipo de vino, en Minho, al noroeste de Portugal, una zona rica en lluvias que dota al paisaje de un color verde que ha dado nombre a estos vinos. Se trata de un vino con alto nivel de carbónico que lo convierte en un vino de aguja. Los vino de aguja se caracterizan porque al abrir la botella el gas carbónico se presenta en forma de burbujas, sin llegar a formar espuma en superficie.

Con respecto al maridaje indicar que se comportó perfectamente, mejor con los entrantes que luego con los platos más fuertes, pero en cualquier caso bien.

Taverna Lusitana, Zaragoza

La carta.

En la carta encontramos 12 entrantes entre los 2,5 (ejemplo los buñuelos de bacalao, precio unidad) y los 15,5 euros (almejas frescas a la marinera con filantro), con quesos, almejas, empanadillas, buñuelos, sardinas, etc…

En los pescados disponemos de un rango entre los 15 euros (Caril de Atvm picante con arroz) y los 36 euros (Cataplana de Tamboril, para dos personas por encargo, que consta de: rapé fresco, almejas frescas, langostinos, filantro, patata, cebolla) .

En las carnes podemos optar desde los 16 euros (Entrecosto a Mestre d’Avis, costillas de cerdo guisadas con vino tinto y miel) hasta los 19 euros (Medalhoes de Vitela Grelhados, solomillo de ternera a la parrilla).

Diez postres cierran la carta de platos, artesanos, incluso los helados, con precios entre 4 y 5 euros. Nosotros probamos sólo uno porque estábamos completamente saturados tras el menú degustación, y fue uno de los mejores platos, buenísimo.

Todos los platos de la carta son cocina auténticamente portuguesa y que se elaboran íntegramente en el restaurante, es como adentrarnos por un rato en la gastronomía de este país, pero sin salir de casa. Una experiencia recomendable.

El restaurante Taverna Lusitana además de la carta nos ofrece unos menús cerrados:

Menú degustación: 70 euros dos personas (35 euros persona), este es el menú que probamos, un menú tremendamente copioso, largo y para personas con mucho apetito, nosotros nos quedamos muy lejos de poder terminárnoslo, consta de 7 entrantes para compartir, dos segundos a elegir entre 4 posibles y dos postres a elegir de la carta de postres artesanales, incluye también una botella de vino Portugués y una botella de agua. Un menú muy recomendable si tenemos mucho apetito.

Menú especial: 25 euros, que consta de 4 entrantes, un segundo a elegir entre 6 posibles, y un postre artesanal, vino y café. Válido todos los días para comidas o cenas.

Menú mediodía: 15 euros, válido de martes a viernes para comer. Incluye un entrante a elegir entre dos, y un segundo a elegir entre cinco, hay tanto carnes como pescados, también incluye el postre casero del día, una copa de vino, cerveza o refresco, pan y café.

El precio del restaurante Taverna Lusitana.

Como se puede ver entre semana podemos tomar comida portuguesa por 15 euros, durante toda la semana comidas o cenas un menú especial por 25 euros y  también durante toda las semana comidas o cenas un menú degustación por 35 euros por persona. Este último puedo decir que muy copioso y abundante, no escatiman en cantidades, a mi me resultó imposible de terminar.

Ademas de los precios cerrados anteriores tenemos una carta con la cual podemos comer más a “nuestro aire“, por un precio aproximado de entre 30 y 50 euros, pero yo recomiendo que salvo que deseamos probar algún plato concreto o algún vino especial, etc, para probar su comida es recomendable en calidad precio el menú degustación.

Lo que comimos.

Como he comentado tomamos el menú degustación, muy copioso, que consta de 7 primeros a compartir, dos segundos a elegir (uno para cada uno o para compartir también como hicimos nosotros), más dos postres, agua, vino y pan.

Aperitivo: revuelto de aceitunas y zanahoria. Gracias.

Taverna Lusitana, Zaragoza

Entrantes, a compartir:

Empanadillas de langostino: unas empanadillas distintas de las convencionales, muy jugosas y sabrosas, rebozadas en lugar de con masa de hojaldre.

Taverna Lusitana, Zaragoza

Buñuelos de bacalao: estos sabrosos buñuelos tienen la forma de una croqueta, pero con un intenso sabor muy fresco.

Ensalada de garbanzos con bacalao, cebolla y filantro: una copiosa ensalada fría de garbanzos y abundante bacalao desmigajado, sobre la que se posan unas hojitas de filantro. El filantro, o perejil japonés o chino, es muy usado en la cocina portuguesa para condimentar los platos.

Taverna Lusitana, Zaragoza

Paté casero de atún: Un riquísimo paté casero de atún, acompañado de unas tostaditas para untar, muy bueno.

Taverna Lusitana, Zaragoza

Tortitas de bacalao con cebolla y perejil: unas crujientes tortitas de bacalao muy apetitosas.

Taverna Lusitana, Zaragoza

Queso semicurado gratinado en aceite virgen con orégano: el queso frito, como en este caso, en aceite virgen obtiene un sabor muy característico e intenso.

Taverna Lusitana, Zaragoza

Sardinas del cantábrico escabechadas con tomate y cebolla: unas fantásticas sardinas del cantábrico pescadas con luz, escabechadas, complementadas con un buenísimo acompañamiento. Presentaban una carne muy suave y firme.

Taverna Lusitana, Zaragoza

Segundos (elegimos estos entre 4 posibles):

Brandada de bacalao: una ración enorme de brandada recién hecha, muy buena y con abundante bacalao. Imposible terminárnosla.

Taverna Lusitana, Zaragoza

Trocitos de ternera, vino de madeira, patatitas naturales, vinagrillos. Una elaboración no habitual en nuestra cocina, ternera con vinagre y patatas, es algo distinto a lo que estamos acostumbrados. Muy rica pero igualmente imposible de terminárnosla.

Taverna Lusitana, Zaragoza

Postre, tomamos Doce Do Chef (huevos, caramelo, galletas, nata). Al ver que pedíamos sólo un postre en lugar de los dos que nos entraban en el menú nos indicaron que nos arrepentiríamos porque los postres son todos caseros y se consideran una especialidad de la casa, que muchos clientes repiten visitar el restaurante incluso sólo por los postres. Desde luego tenían toda la razón, excelente postre el que tomamos, igualmente muy copioso, muy recomendables sus postres, todo un acierto.

Taverna Lusitana, Zaragoza

Tras un buenísimo café, seleccionado, nada que ver con otros cafés que nos ponen en otros restaurantes, nos obsequian con un Oporto, y por si fuera poco nos dejaron la botella en la mesa para que nos sierviéramos lo que nos apetezca. Le pregunté sobre si es una práctica habitual y me comentaron que siempre invitan a una copita y en el menú degustación o carta también dejan habitualmente la botella. Otra buena práctica que deberían de seguir muchos restaurantes.

Taverna Lusitana, Zaragoza

Resumen y opinión sobre el restaurante Taverna Lusitana, de Zaragoza.

Nos encontramos ante un restaurante en el centro de Zaragoza, en el Paseo Sagasta, que nos ofrece una cocina diferente a la habitual de la Española (cocina portuguesa), por un módico precio, entre semana podemos comer de lunes a viernes por 15 euros, todos los días comidas o cenas un menú especial por 25 euros y también todos los días un menú degustación por 35 euros por persona, todas estas opciones con todo lo necesario, comida, bebida y postre, además de la carta donde podremos gastarnos entre 30 y 50 euros. Todos los platos típicos de Portugal. También la bodega es portuguesa don vinos entre 15 y 45 euros, podremos probar vinos también distintos a los de nuestra geografía.

Encontraremos un salón sencillo y un servicio rápido y directo, mesas cómodas y suficientemente distantes, decorado con motivos portugueses y ambientado también con música del país.

El menú que nosotros probamos, el menú degustación, es muy copioso, no pudimos con él. Todos los platos del restaurante Taverna Lusitana son típicos de Portugal, por lo tanto en muchos de ellos aparece el producto estrella de su gastronomía, el bacalao. Nos sorprendió mucho el postre que tomamos, nos comentaron que una de las especialidades del restaurante son sus postres.

La Taverna Lusitana es un restaurante recomendable para probar la cocina Portuguesa sin necesidad de salir de nuestra casa, siendo además muy recomendables sus postres.