Nuestra valoración: 3,5 cachirulos de 5 posibles, restaurante recomendable(3,5 cachirulos, restaurante recomendable)

  • Dirección restaurante: Formigal (Sallent de Gállego) , Edificio Jacetania S/N
  • Teléfono de reservas: 974490238
  • Tipo de cocina: mercado, clásica, típica pirineo, recomendables sus carnes.
  • Precio Borrullán: menú diario de 20 euros iva incluido, carta entre 30 y 40 euros

Como ya comentaba en un artículo anterior sobre mi visita a Formigal, donde contaba mi experiencia en el restaurante Casa Pelentos, estuvimos pasando unos días en la nieve con el club de esquí Zaragoza, y como no podía ser de otra forma aproveché para pasarme por algunos restaurantes de Formigal, uno de ellos el restaurante Borrullán, en la estación de esquí de Formigal.

Este restaurante no es nuevo para mi, ya había estado otras veces, y había salido igual de contento que en esta ocasión. Creo que es perfecto para poner la “guinda final” a una jornada de esquí (bajar de esquiar a las tres y a comer): está en pié de pistas, en la urbanización Formigal (Sallent de Gállego, pirineo Aragonés), se aparca fácil puesto que está justo en frente de la plaza Formigal (y si me apuran a cinco minutos del aparcamiento de la entrada, en caso de que no haya sitio en la plaza), el servicio es muy atento, los precios son adecuados y tienen una buena cocina con unas carnes a la brasa buenísimas (el restaurante años atrás era una carnicería de la misma familia, que ya nos da una pista no les parece).

Restaurante Borrullan, Comer en Formigal.

El restaurante.

El restaurante Borrullan como he indicado está en Formigal urbanización (Sallent de Gállego), en el Edificio Jacetania s/n.  Para acceder al restaurante hay que subir un escalón, un par de puertas para aliviar los intensos fríos del pirineo y pasamos a una barra que conforma un pequeño bar a la entrada del restaurante, una vez pasada la barra aparece el salón del restaurante, con generosas ventanas al exterior, y un cálido hogar al fondo que con sus llamas dota al salón de un ambiente plácido y amable.

Restaurante Borrullan, Comer en Formigal.

Las mesas amplias y bien vestidas, correctamente separadas, el ambitene tranquilo y sosegado, sillas cómodas, el menaje más que correcto. En general un lugar agradable.

El servicio de sala.

Destacable su más que profesional y sensible atención hacia nuestra mesa, adaptandose de manera inmejorable a nuestra situación (dos carros de niños pequeños). Como siempre hago, avisé de que llevábamos dos carritos de niños, lo tuvieron en cuenta y nos alojaron en una cómoda mesa. Se cargó de paciencia para tomarnos nota y servirnos posteriormente. Y por si fuera poco le pedimos si nos podía llenar dos biberones con caldo (que había en la carta), “sin ningún problema”, fue la respuesta, nada más se puede pedir, bueno sí, porque como el caldo era recién hecho estaba demasiado caliente y sin vacilar entro de nuevo a cocina con los biberones a enfriarnos debajo de grifo. Como les digo, no se puede pedir más atenciones. Y son así, porque no nos conocen de nada, eramos unos clientes más.

Restaurante Borrullan, Comer en Formigal.

La carta del restaurante Borrullán.

Es una carta fácil, de mercado, cocina tradicional con algunos platos y productos típicos del pirineo, como sus excelentes carnes y las setas. Algunos de los platos que podemos encontrar son el revuelto de setas, mini-cuit de la casa con confitura de violetas, caracoles al estilo de la casa, croquetas caseras, arroces, tostadas, sopas, pescados y carnes. Una carta extensa y como comentaba anteriormente, “todo terreno“. Destacables como he indicado sus carnes a la brasa, tener en cuenta que años atrás el restaurante era una carnicería, y que los propietarios lo han adaptado a restaurante,… pero el que tuvo, retuvo.

El restaurante Borrullán dispone de un menú diario de 20 euros, todo incluido (primero, segundo,postre, agua y vino), además de la carta.

La carta de vinos.

La carta se compone en gran parte de vinos “típicos“, riberas, riojas, somontanos, pero con algún vino también menos conocido para los amantes de investigar, como el “Bestué Finca Sabina (autor)“. Los precios son para todo público, desde 9 euros de un Laus Roble, hasta 48 euros de un Moët Chandon (Champagne). En general buen precio de los vinos, por 14 euros podemos tomar un buen vino, sin desdeñar en ningún caso los de precio inferior, que harán un buen papel.

El precio del restaurante Borrullán.

Como acabo de indicar tiene un menú diario de 20 euros iva incluido (primero, segundo, postre, agua y vino), es un menú muy bueno en relación calidad precio. Si por contra queremos comer a la carta pensaremos en gastarnos entre 30 y 40 euros.  Los vinos gozan de buena salud tanto en su precio como en su calidad, vinos desde 9 hasta 48 euros.

El vino que tomamos.

Es un vino embotellado para el restaurante Borrullán, de la rioja, de buena calidad para el precio del menú de 20 euros, pero que como yo siempre digo, tirando para casa, se agradecería un vino de Aragón, ¿un somontano?, porque en Formigal, estación de esquí donde acuden personas de toda España, ofrecer productos de nuestra tierra sería lo ideal. Pero cierto es que en La Rioja existe mucha más oferta de bodegas que etiquetan “a medida” para restaurantes, es así, no se puede negar, otra cosa es que preferiría otra cosa, como siempre con mi rollo Aragonés, no cambio, “la cabra al monte“.

Soy de pueblo de vino, de buen vino, de Ainzón, y me “acuchillan” muchas cosas de estas, porque, sí, en la Rioja hay buen vino, muy bueno en muchos casos, pero recuerdo perfectamente como hace bastantes años, cuando mi padre, que era de la “Junta de la Cooperativa“, comentaba que tal o cual día, iba a venir otro camión cisterna con matricula “LO-…” a llevarse nosecuantos mil litros de vino a otra bodega, eso sí, por la noche porque es ilegal (no pasa nada, ha prescrito), porque resulta que se lo compran a mejor precio que al que la propia bodega que lo ha hecho lo puede vender, le ponen la etiqueta de la bodega que toque y automáticamente el precio aumenta, magia, eso sí, magia negra, nunca mejor dicho.

Lo que comimos en el restaurante.

Tomamos dos menús de 20 euros, que incluyen todo, primero, segundo, postre, agua y vino.

Judías blancas con chorizo y guindillas. Unas buenísimas y contundentes judías blancas con su chorizo y su verdurita, acompañadas de unas guindillas para los “picantones”, como un servidor.

Restaurante Borrullan, Comer en Formigal.

Arroz caldoso con setas. Un arroz en su perfecto punto, ni pasado ni “tieso“, acompañado de setas del pirineo, acertado.

Restaurante Borrullan, Comer en Formigal.

Chuletas de cordero a la brasa.  Como ya he repetido varias veces, una de las especialidades del restaurante Borrullán de Formigal son sus carnes a la brasa, prueba de ello estas riquísimas chuletas de cordero.

Restaurante Borrullan, Comer en Formigal.

Entrecot de ternera a la brasa. Soy un glotón, y no podía perder la oportunidad de “meterme” un entrecot como Dios manda, buenísimo, a la brasa, recomendable.

Restaurante Borrullan, Comer en Formigal.

Postres. Tomamos dos postres de la casa, acertados.

Opinión del restaurante Borrullán, Formigal (Sallent de Gállego).

Está idealmente localizado a pié de pistas de la estación de Esquí de Formigal, en la Urbanización Formigal, cierran tarde la cocina para dar de comer a los esquiadores que pueblan sus mesas tras una jornada intensa en la nieve. Fuera de temporada también he estado comiendo en el restaurante, recomendable reservar. Una chimenea dota de calidez al local de decoración rústica, mesas bien separadas y ambiente tranquilo. El servicio es muy bueno, atento, sonriente, profesional y con ganas de trabajar, que no es poco. Tiene una carta fundamentalmente de mercado, clásica, pretendiendo ser “todo terreno” pero con signos claros de identidad del pirineo como las setas, la caza y especialmente sus carnes (el restaurante Borrullán años atrás era una carnicería, a tener en cuenta). Dispone de carta con la cual podremos comer entre 30 y 40 euros, pero dispone de un buen menú de 20 euros con el que muy probablemente acertaremos por su calidad y variedad. En resumen para mi es un restaurante recomendable donde podemos ir con toda tranquilidad de salir satisfechos.