Nuestra valoración: 3,5 cachirulos de 5 posibles, restaurante recomendable(3,5 cachirulos, restaurante recomendable)

  • Dirección restaurante: Calle Santiago, Zaragoza.
  • Tipo de cocina: Internacional.
  • Precio: menú cerrado por 18 euros, incluye seis platos, carta a partir de 25 euros.
  • Fecha de la visita: mayo 2012.

Una de las claves del éxito de una comida, o cena, es saber lo que queremos. Saberlo implica factores múltiples, como la localización, ¿centro para ir luego a un “garito” que nos gusta o en nuestro barrio para estar cerca de casa?, si nos apetecen determinados productos en particular, por ejemplo carnes, pescados, etc, el tipo de cocina, podemos pensar en una cocina clásica, o una vanguardista, podemos asimismo buscar “comer rápido”, fast food, o queremos estar largo y tendido en la mesa, slow food, la carta de vinos, puede gustarnos un restaurante porque nos ofrece el vino que nos gusta, el servicio de sala, puede agradarnos más el funcional que el clásico, e incluso es pertinente escoger el restaurante por el tipo de cliente, cosa que no hay que obviar, por experiencia propia, puesto que les puedo asegurar que he tenido vecinos, desconocidos, de mesa que han logrado arruinar una velada por sus “chorradas” y pedanterías a viva voz. Y como plato fuerte, como no, el precio, ¿queremos gastar mucho o poco?.

Restaurante Mery Limon, Zaragoza

Con esta matriz multidimensional de características es lógico pensar, y así es, que hay combinaciones de factores imposibles de lograr, por ejemplo, no podemos desear un pescado salvaje, en el centro de Zaragoza, con un gran servicio de sala y con bajo precio… no puede ser, como también es comprensible que una cocina vanguardista, novedosa, con un producto de primera línea, en el centro de Zaragoza y a bajo precio es inviable.

Pero si bien hay cosas imposibles, sí que hay combinaciones que logran acercarse a la dimensión que nos gustaría, ¿es posible una cocina divertida, con platos lejos de la cocina clásica, a un módico precio y en el centro de Zaragoza?, sí, estos factores están reunidos en un nuevo restaurante, El Mery Limón, en la calle Santiago (Zaragoza), junto a la Basílica del Pilar.

El local.

El restaurante Mery Limón pertenece a esa nueva, e impositiva por la coyuntura, categoría de nuevos retaurantes que afloran, los gastro-bares.  ¿Y qué es eso?, es tanto un bar como un restaurante. Quizás la característica que más define a estos establecimientos es que ofertan su cocina tanto en la barra, en raciones, medias raciones, tapas,  o cualquier forma ocurrente de hacerlo, como en mesas a modo de restaurante clásico. No suelen disponer de una carta al uso, tipo pescados, carnes, etc, pero en su defecto ofrecen un “plus” de platos divertidos y diferentes, frescos en concepción, con toques de cocina y creatividad.

Restaurante Mery Limon, Zaragoza

La decoración del local es moderna, elegante y balanceada, manteniendo ese sutil equilibrio entre lo útil y lo bonito.  El salón en planta sótano, justo debajo del bar, al que se accede por unas escaleras, no hay ascensor, problema típico de accesibilidad, que sin embargo se suple si el comensal está dispuesto a estar en la planta calle, donde no hay barreras de accesibilidad y podrá igualmente degustar todos sus platos.

Restaurante Mery Limon, Zaragoza

Disponen mesas para dos y cuatro personas, también una redonda ideal para grupos. Siempre se está mucho mejor en grupo en una mesa redonda, de forma que todo el mundo están el centro de la conversación, eliminando esas esquinas que nos dejan olvidados, además de que nos libramos de los típicos “pelmas” que van los primeros a la mesa con objeto de “pillar” el sitio del centro, existen en todos los ecosistemas, es así. Y sin extenderme mucho más, luego están los “aborrecibles“, que son una perversión de los anteriores, donde además de correr para sentarse en el centro reservan los sitios que están a su lado para los que considera más divertidos… que a veces poca gracia les hace, ni a ellos ni al resto, en fin, una pena.

Restaurante Mery Limon, Zaragoza

El servicio del restaurante Mery Limón.

Rápido, muy agradable, con ganas de trabajar y conocedor de los platos. Al igual que todo en un gastro-bar, está a caballo de lo que sería un servicio clásico, formal, de sala y lo que podemos encontrar en un menú rápido. Se obtienen buenas cualidades de cada lado, por  una parte es rápido, y económico, y por otro conoce perfectamente la carta y nos puede recomendar. En el restaurante Mery Limón además observé muchas ganas de transmitir las sensaciones de los platos a los clientes, para que los sientan como propios, se agradece.

La carta.

Este es un elemento diferenciador del restaurante Mery Limón, distinto al resto de restaurantes que trabajan en el centro de Zaragoza en este abanico de precios. Por un módico precio (18 euros todo) podemos probar muchas cosas que seguramente no hayamos probado, compartiendo la experiencia con el resto de la mesa, que convertirá la comida o cena en algo diferente. A mi particularmente me parece una muy buena iniciativa, porque permite disfrutar de la mesa en tres vertientes al mismo tiempo, la social, la experimental y la nutricional. Es la experimental la que marca la diferencia con otros restaurantes de Zaragoza donde también podamos cenar un sábado por 18 euros.

¿Y que tiene la carta?, presenta tres cartas diferenciadas, carta “Italia”, carta “Nueva York”, y carta “Mediterráneo”, anotar que me indicaron que pensaban incluir también platos de Japón. Los platos que encontramos en todas ellas tienen un carácter que claramente se sale de lo habitual, o bien por sus productos, o bien por su elaboración o incluso por la presentación. Es por ello que en el restaurante Mery Limón los platos serán protagonistas en gran parte de las conversaciones de la mesa, siendo un aspecto claramente gastronómico pero al mismo tiempo perfecto catalizador para facilitar la dimensión social que en nuestra sociedad tiene la mesa.

Se podrían encontrar aspectos peculiares de los que hablar de casi cualquier plato de la carta, pero comentaré aquí el que quizás más me llama la atención: las hamburguesas de Black Angus. ¿Y qué es el Black Angus?. Pues una ternera, de origen Escocés pero que ha sido “adoptada” por los Americanos. Su carne es de excelente calidad y presenta muy poca grasa exterior, pero que por contra goza de buena grasa infiltrada, muy codiciada en las carnes puesto que les otorga unas grandes cualidades el el paladar. Serán por lo tanto hamburguesas de prácticamente todo carne, y poca grasa, lejos de las típicas “fast food“, sin duda dignas de probar.

En la página web del Mery Limón se pueden ver sus cartas y sus precios.

Los vinos.

El restaurante Mery Limón también aporta diferencias en el apartado de vinos, la principal, y desde mi punto de vista más atractiva, es que tiene una carta de vinos variable,  con una parte estática, donde incluye los vinos típicos que tienen gran “salida“, y con otra parte dinámica donde aparecen buenos vinos poco conocidos pero que no “dañan” los bolsillos y que cambian con frecuencia. No me canso de decir que hay vinos buenísimos pero “secretos“, este apelativo sólo es por el hecho de la publicidad, es muy cara, y no logran darse a conocer y “codearse” con los clásicos, pero que disponen de muy buenas cualidades… y a buen precio.

Especial punto favorable sobre los vinos, además del indicado, es que el menú de 18 euros viene maridado con tres vinos distintos, entra una copa de cada vino, perfecto.

Restaurante Mery Limon, Zaragoza

El precio.

Como ya he comentado disponen de un menú de precio cerrado 18 euros por persona, iva incluido, que incluye seis platos, tres fueron para compartir y tres individuales, uno de ellos postre, y también el maridaje, que consta de tres copas de distintos vinos, que están seleccionados especialmente para maridar con los platos, no incluye el agua ni el café. Recomiendo si visitan el restaurante Mery Limón pregunten por este menú, por su variedad, cantidad y precio.

En caso que preferir la carta, tendrán un gran abanico de tipos y precios, platos desde 4,5 euros hasta 15 euros, la ventaja es que pueden verlo antes en su página web.

Lo que comimos.

El menú de 18 euros, incluye tres Mery’s para compartir, y un pescado, una carne y un postre por persona, cantidad más que suficiente, fue todo lo rápido que nosotros quisimos y divertido.

Mery de erizo de mar con fondo de algas. (Ceviche). Plato frío de receta Peruana basado en pescado marinado con elementos cítricos, en este caso erizo de mar. Un plato refrescante y de sabor intenso, aligerado con un fondo de algas.

Restaurante Mery Limon, Zaragoza

Mery de huevo, trufa, patatas y bechamel. Un plato presentado en mesa con los elementos disociados, tras el trabajo de terminación por parte del camarero , en mesa, aparece una crema suave y gelatinosa, para untar con un sutil dulzor un agradable punto de trufa. Un plato divertido de tomar y muy suave en el paladar.

Restaurante Mery Limon, Zaragoza

Restaurante Mery Limon, Zaragoza

Mery de foie y perdiz escabechada, con pasas, frutos secos y armagnac. Mezclas de diferentes texturas en un foie elaborado en el propio restaurante, con un interesante juego de sabores a partir de los frutos secos acentuado con un sutil final dulce, probablemente del armagnac (brandy francés obtenido con la destilación de vino blanco seco). A estas alturas seguro que ya se han dado cuenta de que los “Mery” son los “tarritos” con tape de las fotos, que es una presentación diferente para platos tan clásicos como el foie.

Restaurante Mery Limon, Zaragoza

Bacalao Lemongrass, sobre vainas de limón, con tallarines de pasta japonesa. Al igual que todos los platos del menú, una divertida presentación, mezclas de texturas, sabores y colores. Lejos de platos clásicos. En este caso un sensacional y generoso bacalao con , quizás, algo demasiado de limón que despistaba un poco del elegante sabor que tenía este gran pescado. Los tallarines diferentes y ricos. Un buen plato. El maridaje excelente en este plato: un vino blanco, Coto de Hayas, de Bodegas Aragonesas (Magallón-Fuendejalón), con fermentación en barrica.

Restaurante Mery Limon, Zaragoza

Carrillera con patata y puré. La carrillera es un producto de sabor intenso y textura melosa, que acepta por son sabor muy diversos compañeros de plato, en este caso, aún estando muy rico en su conjunto, quizáss llevaba, para mi gusto, excesivo peso en el resto de elementos. Pero insisto que estaba muy rica, pero a los que nos gusta la carrillera en sí misma, nos puede parecer que el sabor está algo “escondido“. Por otro lado un plato también copioso para el desarrollo general de la comida, empezábamos a estar saciados.

Restaurante Mery Limon, Zaragoza

Pastel de castañas y brownie de chocolate. Ambos muy ricos, sobretodo el pastel de castañas, muy acertado. Un buen colofón para una comida muy copiosa, con multitud de experiencias sensoriales.

Restaurante Mery Limon, Zaragoza

Resumen y opinión del restaurante Mery Limón.

El restaurante Mery Limón, en el centro de Zaragoza, a escasos veinte metros de la plaza del Pilar, nos propone algo distinto a lo convencional, ideal para personas o grupos que quieran experiencias distintas, pero sin ser una cocina vanguardista, además a un precio más que razonable. Por 18 euros nos ofrecen un menú cerrado, con platos que varían habitualmente, que incluye seis plato, tres para compartir y tres individuales (una carne un pescado y un postre), maridado además con tres vinos distintos, todo ello incluido en el precio (no incluida agua y cafés). También podemos comer o cenar a la carta si queremos, aunque por mi experiencia recomiendo el menú que ofrecen. El local es moderno, y el servicio rápido y atento, se cataloga en lo que actualmente llamamos gastro-bar. Todos los platos que podemos comer en la planta baja, el restaurante propiamente dicho, los podemos comer también en la barra si lo deseamos, característica típica de los gastro-bares. En definitiva el restaurante Mery Limón es recomendable por la frescura que aporta en sus elaboraciones y por su aceptable precio.