Nuestra valoración: 3,5 cachirulos de 5 posibles, restaurante recomendable(3,5 cachirulos, restaurante recomendable)

  • Dirección: Calle San Juan Bosco, 3, Zaragoza.
  • Tipo de Cocina: Clásica, Mercado.
  • Precio: a partir de 22 euros persona (cenas sábados).
  • Característica Peculiar: Espectáculo en directo los sábados en las cenas.

Seguramente la única bondad de las épocas de “vacas flacas” sea que aparecen nuevas iniciativas, y muchos negocios se reinventan para adaptarse a la situación.  Esto ha ocurrido con el restaurante Garden, que da un giro en su planteamiento y que pasa a llamarse se llama Garden New Fussion.

La fusión que indica su nombre alude al hecho que ofrece un plus en sus cenas del sábado noche, en las cuales, sin sobrecoste, además de cenar podemos disfrutar de un espectáculo en directo, que puede ser muy variopinto, desde un grupo de música de actualidad en Zaragoza, como el grupo Seven, hasta arte flamenco, pasando por monologistas de categoría nacional.

Son muy pocos los restaurantes de Zaragoza que ofrecen espectáculos en directo y baile tras las cenas, sin necesidad de cambiar de local, y ninguno con unas instalaciones tan amplias.

El local del restaurante Garden New Fussion.

Se trata de un local muy generoso en espacio, de techos altos y un escenario que se ve desde todas las mesas muy cómodamente. En el centro del salón hay una pista de baile donde los clientes más osados mueven su cintura al ritmo de la música tras la cena. En el día de mi visita actuaba el grupo Seven, música en directo para bailar, todo un lujo disponer de un grupo de música que vemos ,o bailamos si queremos, desde nuestra mesa cómodamente mientras nos tomamos una copa tras la cena, un placer, que no será menos cuando haya otro tipo de actuaciones, ¿no les parece un lujo asiático no tener que moverse de su mesa después de cenar?, a mi sí desde luego.

Restaurante Garden New Fussion

Las mesas están elegantemente vestidas, son muy amplias y las sillas muy cómodas, que nos invitan a estar plácidamente disfrutando del momento. Disponen de mesas tanto para parejas como para grupos, redondas para grupos no muy grandes, o alargadas si hay grupos numerosos.

La carta.

Cocina clásica, platos bien resueltos pero sin complicaciones añadidas, tablas de ibéricos, risotto, chipirones, ensaladas, huevos rotos, etc… para entrantes, que pueden ser perfectamente para compartir, y para segundos vemos en la carta pescados y carnes, como plato principal, los postres tampoco desmerecen con propuestas para los más golosos y también para los que nos gusta un buen sorbete después de una cena copiosa. Nosotros tomamos dos entrantes para compartir (para tres personas) , luego tres segundos individuales y tres postres. (También disponen de menús especiales para grupos según petición).

La carta de vinos.

Fantásticos precios en los vinos, como a mi me gusta, no tener que ir con “cuentagotas“al pedir el vino para no pasarnos en la factura.  Podemos pedir una botella de vino tinto desde 5 euros (Barón de Funés), hasta un Protos por 16 euros (este vino lo encontraremos habitualmente en los restaurantes a partir de los 22 euros la botella), pasando por vinos de Aragón muy recomendables como el Pagos del Moncayo por 12 euros o el Cava Monasterio de Veruela (Cava de Aragón) también por 12 euros la botella y en ideal temperatura (es lo que tomamos).

En definitiva el restaurante Garden New Fussion no quiere hacerse rico a costa de los vinos, sino que lo ofrecen como un servicio al cliente a precios por debajo de lo habitual. Pudiendo probar muy buenos vinos a precios asequibles, muy a tener en cuenta para los que somos amantes de los vinos.

Ocurre algo parecido con las copas, están a un precio perfecto, un Gin-Tonic de una marca de las de siempre por 5 euros, o si queremos de una marca más cara (Gin Bombay Sapphire), por 7 euros, cuando nos piden en muchos restaurantes 11 euros sin despeinarse. Pretende con ello el restaurante Garden New Fussion que el cliente disponga de una oferta muy atractiva en la cena y tras ella de forma que no se plantee cambiar de local y pueda disfrutar de las copias, la música y el baile en el mismo establecimiento.

Es interesante comentar que a partir de las 23:30 se puede acceder libremente al restaurante para disfrutar del espectáculo si de desea, disfrutando igualmente de estos precios de las copas, que es la hora a la que comienza que coincide con el momento , más o menos, que los clientes terminan de cenar.  Por ejemplo nosotros llegamos un poco tarde y nos comimos el postre mientras tocaba ya el grupo.

El servicio.

Es un buen servicio, rápido y atento. No se muy bien porqué en algunos restaurantes “notamos” el servicio, y esto no suele ser bueno, lo mejor es no darse cuenta ni de que está, esto ocurre porque todo está en su sitio en el momento justo, y eso ocurrió, apenas lo notamos salvo por algún comentario que cruzamos con los camareros, muy amables por cierto, con respecto a los platos.  Además por la propia naturaleza del salón, muy entretenido por la disposición de las mesas, el escenario, etc, se hace muy amena y relajante la estancia, dando lugar a agradables conversaciones, que sin embargo en salones más “claustrofóbicos“, y con vecinos muy pegados, se crean situaciones a veces incómodas que hacen que también el servicio tome un protagonismo que no debería tener.

El precio.

Al no disponer de un menú cerrado, sino que es una carta con precios para todos los bolsillos, podemos cenar muy bien a partir de 22 euros persona, 9+11+11+4+4+5=44 euros dos personas,  (plato de ibéricos para entrante para compartir, dos segundos, dos postres y una botella de vino), si además nos tomamos una copa cada uno, 27 euros persona: comemos, bebemos, y disfrutamos plácidamente sentados de un espectáculo en directo, ¿se puede pedir más por menos?.

También si queremos podemos gastarnos más, por ejemplo si queremos un entrecot, que probamos y estaba muy bueno, o si deseamos pedir un vino un poco más caro o un gin-tonic de marca “cara”, en cuyo caso, calculo que nos iríamos a los 32 euros por persona.

El vino que tomamos.

Tenemos asociado, erróneamente, el cava como algo para tomar al final de una comida, relacionado con una celebración, como un ritual que indica que en la comida estamos celebrando algo.  Y esta es seguramente la peor forma de degustar un cava, o champagne si lo quieren, que para el caso es lo mismo. Hay que pensar que el cava no deja de ser un vino, con una elaboración diferente que le aporta unas cualidades organolépticas distintas, pero un vino al fin y al cabo, y que por ello habría que pensar en el como un acompañante de los plato en la mesa, no al final, cuando estamos saturados y nos lo sirven “impuesto”, como parte de un protocolo y que suele terminar repartido en las copas prácticamente sin probar. Una de las mejores cualidades del cava es que marida con todo, esto es, que”pega” con todos los platos, así que si nos gusta, no hay ni que esperar a decidir los platos, podemos pedir primero el cava tranquilamente.

Restaurante Garden New Fussion

En la carta de vinos del Garden New Fussion vi el Cava Monasterio de Veruela (12 euros la botella), que no me importa decirlo, es uno de los que suelo beber en mi casa porque, además de ser un Cava de Aragón, y más concretamente elaborado en mi pueblo, Ainzón,  tiene una relación calidad precio muy buena con una burbuja constante y fina, un color paja claro y fondos frutales que lo hacen especialmente recomendable para estas épocas de calor donde servido muy frío, como fue el caso, nos refresca y sienta fenomenal.

Lo que comimos.

Estábamos tres personas, tomamos dos entrantes para compartir, un segundo y un postre cada uno, una botella de cava y otra de agua.

Entrante invitación de la casa: mouse sobre tosta de pan.

Restaurante Garden New Fussion

Chipirones con pimientos de padrón: los chipirones no dejan de ser un marisco, molusco cefalópodo, que aunque de corte más modesto que los mariscos “clásicos”, nos aportan unas muy buenas cualidades al paladar simplemente con un pequeños paso por la sartén, muy tiernos y sabrosos.

Restaurante Garden New Fussion

Rosotto de rapé con boletus: un plato que me sorprendió por el exacto punto del arroz, y por el intenso sabor que le proporcionaba el abundante pescado, el boletus y los otros elementos que lo acompañaban. Riquísimo, muy recomendable.

Restaurante Garden New Fussion

Manitas de cerdo a la Vizcaína con colitas de langostinos: otro plato que me gustó mucho. Las manitas de cerdo es un plato que mucha gente descarta por su “mala prensa” en cuanto a que engorda, bueno, sí es cierto que tiene por ejemplo el doble de calorías que un solomillo de ternera, pero por el contrario las manitas de cerdo tienen diez veces menos colesterol que el comentado solomillo de ternera, y además hace una aporte extra muy importante de vitamina B1, que ayuda a recuperar el ánimo y a superar momentos de angustia y estrés…. bueno y es que además están riquísimas. Estas concretamente me encantaron porque tenían un leve punto picante, muy poco, pero lo suficiente en la salsa Vizcaína para que “enganche”.

Restaurante Garden New Fussion

Entrecot de ternera al roquefort: un buen entrecot de ternera, con sus patatas sus pimientos y su salsa al roquefort, a un lado, como hay que servirla, para que el comensal disponga de ella al gusto.

Restaurante Garden New Fussion

Lubina al Orio con Gulitas: el restaurante Garden New Fussion ofrece en la carta de varios pescados para los que quieran una cena más ligera, en este caso con un acertado punto de Orio.

Restaurante Garden New Fussion

Tarta de quesos con nueces y arándanos: una muy buena tarta de queso, que nos comimos ya a ritmo de música, puesto que el espectáculo ya había comenzado, no hay ningún problema por ello, el servicio continúa igual de atento.

Restaurante Garden New Fussion

Sorbete de limón a Gin-Tonic: disfruté mucho de este postre después de una cena copiosa como fue esta, tranquilamente mientras escuchaba la música en directo que había este día en el restaurante.

Restaurante Garden New Fussion

Mientras el grupo tocaba, el personal tomaba copas, como ya he comentado desde 5 euros la copa, relajadamente en sus mesas, o en la barra los que entraron después de cenar, y claro, copa va copa viene y a este precio, es normal que no tardaran los más valientes en abordar la pista a disfrutar completamente de la noche.

Restaurante Garden New Fussion

Resumen y opinión.

El restaurante Garden New Fussión es una redefinición del restaurante Garden de toda la vida, adaptado a los tiempos y a los nuevos clientes. En las amplias instalaciones de siempre, en pleno Zaragoza, sin necesidad de desplazarse, los sábados por la noche ofrecen cenas tanto para parejas, pequeños grupos o grandes grupos con una nueva carta y un espectáculo en directo tras la cena, del que se puede disfrutar tranquilamente mientras nos tomamos una copa plácidamente desde nuestra mesa.  La carta es variada, con platos tanto para compartir como clásicos primeros y segundos, pudiendo cenar bien (como he calculado antes) a partir de 22 euros por persona. La carta de vinos, sin ser extensa, nos propone vinos muy por debajo de los precios habituales de otros restaurantes, pudiendo cenar con un gran vino sin salir “escaldados” en la cuenta. En las copas también nos brindan la oportunidad de disponerlas sin rotos finales en la cartera, pudiendo tomar un gin-tonic desde 5 euros de una marca habitual o por 7 euros de una marca más selecta.