Los placeres en la vida no están al alcance de todo el mundo, no, no es lo que piensa, no estoy hablando de dinero, ojalá fuera tan simple.

Sentir placer conlleva valorar el momento, exprimirlo, y obviar el pasado y el futuro, lograr meternos en un burbuja privada exclusiva y temporal junto con “algo más” que nos guste y disfrutarlo hasta la extenuación. Y en esto hay dos partes el “algo más“, que requerirá dinero, más o menos, pero algo material y posible al fin y al cabo, y la otra parte que no todo el mundo tiene y que algunos nunca tendrán por muy abultada que sea su cuenta corriente, la capacidad de concentrarse en el instante, quitar de su mente las preocupaciones y simplemente, disfrutar.

Podemos sentir placer leyendo un libro o viendo una película, pero esto podríamos catalogarlo en la acepción de “diversión” de la palabra placer, existe otra acepción que hace referencia al gusto, por lo que entramos en el campo de los sentidos, vista, olfato, gusto, tacto y oído.

Es aquí donde una buena mesa puede ser el sumun de los placeres, cuando vemos la belleza de un plato de autor, único , del que emana un delicado aroma, nuestras papilas gustativas envían a nuestro cerebro señales de sabores que identificamos como deliciosos, en una textura que se nos antoja caprichosa, al mismo tiempo que nuestros oídos reciben ondas que se transforman en datos sobre el proceso de elaboración y la selección de los productos que conforman los elementos. Todos los sentidos trabajando para darnos placer, dentro de nuestra burbuja, puede ser un momento inolvidable.

Secretum Convivium:

Consiste en una cena exclusiva, para un número muy limitado de personas, con un menú secreto y en una ubicación que no se desvelará hasta el mismo día de la cena. El objetivo es disfrutar del gran placer de la gastronomía.

La cena se desarrollará entorno a una única mesa compartida entre todos los comensales,  la distribución de los sitios no está prefijada, podrán sentarse por orden de llegada. Se especificará la forma del menú (alto nivel gastronómico por cocina y/o producto) en número de platos , número de vinos y precio, pero no se desvelaran los platos, cada servicio será una sorpresa, es condición sine qua non aceptar el contenido del menú sin reservas, al ser cocina de autor podría haber algún plato que no nos guste.

Cada plato servido será explicado en persona ante el grupo por el chef que lo ha elaborado.

Es imprescindible el respeto al tiempo del resto de compañeros de mesa y al cocincero que tendrá preparado todo para la hora acordada, la puntualidad es fundamental. Se reserva el derecho de no permitir la entrada a las personas que lleguen tarde, así mismo si el servicio ha comenzado y se permite la entrada no se sacarán platos anteriores, se incorporarán al plato actual.

Está ante la puerta de una gran aventura, no se arepentirá, creo.

La única forma de acceder a una Secretum Convivium es a través de esta web.

Secretum convivium zaragoza