Nuestra valoración: 4,5 cachirulos de 5 posibles, restaurante muy recomendable(4,5 cachirulos) restaurante muy recomendable

  • Dirección restaurante: Plaza Aragón 12, centro de Zaragoza
  • Tipo de cocina: Clásica y Vanguardia.
  • Precio: menús cerrados desde 35 euros, menú degustación 65 euros.
  • Fecha de la visita: noviembre 2010

Importante: desde el día 31/01/2014 el restaurante Novodabo ha cambiado de localización, pasando a estar en la Plaza Aragón, centro de Zaragoza, (en el local donde estaba el restaurante La Mar) La diferencia entre un buen restaurante y el mejor restaurante radica en la composición de los platos. Ambos tipos de restaurantes, los buenos y los mejores, imperativamente deben de partir de los mejores productos, que son siempre de temporada, y de un toque preciso de elaboración en cocina. También deben de tener un servicio de sala más que correcto, unas instalaciones cómodas para el comensal, una buena bodega y un sumiller capaz de gestionarla adecuadamente.

Restaurante Novodabo

El restaurante Novodabo pertenece a ese exclusivo y minúsculo grupo de “los mejores restaurantes”, en este caso de Zaragoza, pero daría igual donde estuviera, simplemente es excepcional. La elección de los elementos que componen un plato, su forma de elaboración, o inclusión en crudo, su presentación en el plato y la clara diferenciación en todo momento de todos ellos, sin desdeñar la presencia inequívoca del personaje principal, es lo que a un restaurante le permite dar ese salto cualitativo a la élite de la restauración, que por desgracia no todo el mundo sabe valorar.

El salón del restaurante Novodabo.

El restaurante Novodabo es un restaurante gastronómico, por lo cual lo más importante debe de estar en el plato, por ello se prima la eliminación de elementos que distraigan nuestra atención, apenas algún cuadro, y poco más, paredes lisas, pocos ornamentos y colores serenos. Destaca también la perfecta separación entre mesas, y la amplitud de estas, para convertirse en un lugar de relax y conciliación con los sabores. Otro aspecto muy de agradecer es la abundante luz que durante el día entra por sus grandes ventanas que inunda la sala, la luz natural anima nuestra mesa.

Restaurante Novodabo

El servicio del restaurante Novodabo.

Salvo para profesionales de la cocina, a los cuales sólo les importa el plato, al resto de los mortales nos afecta mucho el servicio de sala en el resultado final de la visita. La atención delicada, el cuidado y el hacernos sentir bien, por sí sólo no hace un buen restaurante, pero le ayuda mucho. En el restaurante Novodabo su servicio de sala hace bien su trabajo y, discretamente, están pendientes de las mesas sin molestar.

Algunos motivos los que visitar el Novodabo.

Para tener una experiencia gastronómica de primer nivel: en la vida nos movemos por  comparaciones, nuestras experiencias crean una base de conocimiento con la que comparamos, por lo tanto para poder valorar adecuadamente algo deberíamos de tener suficientes registros en esa base para saber si es bueno o no. Una visita al restaurante Novodabo será un “hito” en nuestra base de conocimientos, será un antes y un después. En este tipo de visita hay que ir con los sentidos al cien por cien, se trata de estar pendiente  de los platos y sus maridajes, lo importante será explorar con los cinco sentidos cada bocado que tomamos y, muy importante, comentarlos con el resto de comensales, es la mejor forma de aprender, dar y recibir. Para lograr el objetivo de esta visita recomendaría el menú degustación. Restaurante romántico: En un encuentro romántico priman los detalles, el servicio, la sala, la elegancia de los platos y el buen vino, además de un ambiente muy relajado y tranquilo. Todos estos factores los encontraremos en el Novodabo. Además hay otro muy interesante que es la exclusividad del restaurante, un restaurante fuera del centro de Zaragoza, discreto, con pocas mesas y con fácil aparcamiento. Para esa situación será suficiente con un menú cerrado más económico o la carta.

El menú degustación del restaurante Novodabo.

David Boldova, chef y propietario del restaurante Novodabo, incluye en este menú algunos de sus platos con más éxito de la temporada, cambiados según mercado, pero siempre puede ofrecernos algún plato distinto si no nos encajan. En todos los platos encontramos un sabor auténtico, puro, difícil de igualar, con sabores “juntos pero no revueltos”, en un entorno amigable al paladar, en sintonía, con una presentación creativa y divertida. Vermut invertido, macarrón de trufa, croqueta de jamón. En el vermut normal tenemos la aceituna dentro del líquido, en este caso es al revés, a aceituna está llena de gel de vermut que explota en nuestro paladar. Macarrón de trufa: el macarrón se ha puesto de moda como aperitivo o como postre, pero aunque en apariencia son todos iguales, el sabor no. En este caso el sabor que nos aporta es contundente y seguro, complejo y dulce. Muy bueno. Una croqueta de jamón mimada, suave de textura y de poderoso sabor.

Novodabo Zaragoza

Tartar de atún rojo con helado de aceite de oliva. Unos días antes había comido en otro restaurante, que entenderán que no diga el nombre, también tartar de atún. Y estaba bueno, pero este estaba, excelente. Ambos tenían texturas y presentaciones parecidas, pero el sabor de este último aniquilaba por completo al anterior, era claro y evidente, transparente, sin enmascaramientos. Buenísimo.

Novodabo

Ensalada de manitas rellena de foie y sesos.

Un plato también de fuerte sabor y textura melosa. A mi particularmente me gustan mucho las manitas, y en este plato se apreciaba con claridad como los elementos secundarios apoyaban el sabor principal sin restarle protagonismo. En una presentación ocurrente y divertida. Muy bueno.

Novodabo zaragoza

Vieira con cortezas de trigo, longaniza Graus y caldito de cebollita de fuentes. Mar y nuestra tierra, Aragón, un excelente plato con un toque inequívoco lo nuestro, en tres texturas, y con sabores contrapuestos pero amigables.

Restaurante Novodabo

Lubina con mejillones y almejas y espuma de mar simulando las olas. Este plato es un claro ejemplo de la cocina que desarrolla uno de los mejores cocineros que tenemos en Zaragoza, David Boldova, en este plato tenemos limpieza, sencillez, elegancia y creatividad visual, en la boca encontramos la esencia de los sabores más auténticos, mar, yodo, pescado, marisco, nos evoca nítidamente un mar fresco y limpio. Un plato excelente.

novodabo

Cochinillo con patata trufada y su jugo. Este no es el cochinillo típico, está su sabor ligeramente suavizado, pero sin perder tampoco el norte, con un fantástico punto de textura en el paladar con sus dos texturas, gracias a su corteza y punto justo de aceite. Con un justo punto de su jugo. Buenísimo.

novodabo restaurante

Escarcha verde, helado de chocolate con sal maldón, e infusión de frutos rojos. Elegantísimo plato, totalmente original y distinto a un clásico plato de postre, presentado en su escarcha y bañado en mesa. Varias texturas, sabores encontrados, importante contraste en paladar, fresco, ideal para estos momentos de calor.

novodabo zaragoz

Vino moscatel care, alejandría. Con los postres nos sirven una copa de moscatel, muy bueno y de agradecer. Es muy importante el maridaje en los postres. Incluso en nuestro caso que maridamos la cena con cava es preferible una copita dulce. Bizcocho de coco con helado de mango. Un postre algo más peculiar y de sabor muy concentrado en el mango, exótico y contundente.

postre restaurante novodabo

El vino que tomamos. Maridamos la cena con un espumoso de Aragón, Jordán de Asso, un vino muy logrado, suave y persistente, que marida con prácticamente cualquier plato. Mencionar que aunque está elaborado con el Método Tradicional, no puede llamarse cava, si no espumoso,  por no estar dentro de la D.O Cava.

cava jordan de asso

Precio del menú.

El menú degustación del restaurante Novodabo, el que tomamos, cuesta 52 euros por persona más bodega, en total hay que pensar en gastarse para este menú unos 60-65 euros por persona. Si nos queremos gastar menos tenemos también un menú cerrado por 35 euros por persona con platos y bebida incluidas incluidas.

Resumen y Opinión del restaurante Novodabo.

La cocina que David Boldova desarrolla en su restaurante Novodabo es excelente, sin paliativos. Pero hay que ser realistas, no todas las personas tienen la suficiente cultura gastronómica para poder valorarlo, es así, aunque por ello me tachen de pedante,  no lo decido yo, por contra son más bien pocas o muy pocas las afortunadas que saben disfrutar de este tipo de cocina. Lograr platos redondos no es algo fortuito, incluye el conocimiento de los productos, el dominio de la técnica y muchas horas de pruebas hasta que se logra lo que el creador del plato pretende. Y esto por supuesto no es todo, porque, además, el cocinero tiene que saber cuando un plato está perfecto, osea, tiene que tener buen gusto. Sí, parece que todos los cocineros lo tienen, pues no, y lo peor es que muchos creen que sí. Algunos cocineros se creen, o quieren hacernos creer, que la cultura gastronómica es saberse muchos platos, técnicas moleculares, o si los chuletones buenos son los de Galicia o los de Tolosa, pues no, eso no es cultura, eso son sólo datos. La cultura se forja del interés y la experiencia, de las ganas y la lectura, y tiene como pilar principal la modestia, que por desgracia también flojea mucho en el sector. David Boldova es uno de los cocineros más preparados y con más gusto seguramente de nuestro panorama, su sencillez y modestia ya la querrían muchos, es todo un ejemplo. Esta es la cuarta vez que visito el restaurante Novodabo, y no lo oculto, me encanta su cocina. Empezó muy bien y ha evolucionado a ser indudablemente de lo mejor que tenemos.