Nuestra valoración: 3,5 cachirulos de 5 posibles, restaurante recomendable(3,5 cachirulos, restaurante recomendable)

La fórmula del restaurante Ama Leku, Zaragoza, es sencilla, al menos en principio: el mejor pescado, sobre todo del cantábrico, y un buen punto de plancha y un emplatado básico para que lo importante sea el pescado.

Y digo en principio sencillo porque lo complicado es, para los tiempos en que corremos, tener clientes para este producto y que no se quede en la cámara, y después al cubo, y la caja vacía.

Restaurante Ama Leku, Zaragoza

Pero a tenor de mi visita creo que lo están logrando, un viernes a cenar, el restaurante Ama Leku completo e incluso clientes que se tuvieron que ir sin cenar, por no haber sitio claro.

El salón del restaurante Ama Leku.

Los clientes somos comodones, unos más, otros menos, no nos importa puntualmente coger el coche o un taxi, o bus o tranvía más cívico, dicen, para ir a cenar; pero si tenemos un restaurante debajo de casa siempre será un muy buen candidato en nuestra elección.
Un restaurante como el Ama Leku, de alta calidad de pescados y por ende precio alto, es lógico entonces ponerlo en una zona “cara”, como lo es Francisco Vitoria, Cesareo Alierta, Paseo Constitución, y concretamente en la calle León XIII N.1, donde la crisis ha afectado pero seguramente no tanto como en otras zonas de Zaragoza.
El restaurante Ama Leku ofrece tres espacios, en la entrada unas mesas al lado de grandes cristaleras, seguramente dedicadas a cafés, picoteos, etc. bajando unas escaleras está la barra y un par de mesas a la izquierda para parejas y al fondo, separado por una cortina semitransparente, el salón, con unas pocas mesas. En general calculo que podrían dar de comer a unas 40 personas, no muchas más. En la zona interior, al haber poco espacio, las mesas estaban algo juntas, pero realmente no comí allí, sino en las mesas de la entrada.

 Restaurante Ama Leku

El servicio.

Simpatía a raudales. Un servicio muy particular, “cariño”, “amante”, “cielo”, “corazón”,…, son adjetivos con los que nos embelesarán y acariciarán nuestros oídos. A mi particularmente me agrada, pero ya se sabe, todos somos muy raros y hay gente para todo.
Un problema fué que tardaron cerca de 20 minutos en servirnos algo, esto se podría evitar muy fácil, por ejemplo sacándonos el aperitivo y el vino al comienzo, de forma que nos “entretendríamos” solitos, y no hubiéramos oído el tic-tac del reloj. Sí, tiene usted razón, para pedir el vino primero tenemos que saber lo que vamos a comer,… y aquí viene el siguiente problema, la carta, vamos a ello.

La carta del restaurante Ama Leku.

No hay. Ni de platos ni de vinos. Esta fue durante tiempo una práctica habitual en los restaurantes de producto de muy alto nivel, pero que hasta el restaurante más pintado ha tenido que eliminar de su procedimiento, el Ama Leku lo practica, pero intuyo que más adelante igual tiene que claudicar y hacer una carta como todo hijo de vecino.
¿Cómo pedimos entonces?, El procedimiento es que la responsable de la sala, la propietaria en este caso, esposa del cocinero para más información, canta los pescados de que dispone ese día, según mercado y aconseja a los clientes según número de personas y tamaño del animalito, gustos, etc, primero se elige el pescado, plato principal, y luego según lo copioso que sea este se eligen los entrantes, y luego el vino.
Cuando “cantan” los pescados no nos informan del precio, algo que sería “vulgar” para según quién, pero muy útil para la mayoría e imprescindible para los tiempos que corren, y lo mismo con los vinos.
La información de los pescados, orígenes, forma de captura, etc, es total, al igual que con los vinos y tipos de uvas, meses de barrica, etc, pero claro, el problema es que no sabemos el precio.

El precio del restaurante Ama Leku.

Gastaremos entre 40 y 60 euros por persona. Nosotros pagamos 84 euros para dos personas, tomamos dos entrantes, un pescado para dos como principal, dos postres, agua y una botella de Champagne, bueno para ser exactos, cava Francés, la diferencia con el Champagne ya saben cual es, que no es de la región homónima.
El problema, lo que he comentado, que no nos dicen ningún precio salvo que preguntemos, por lo tanto no sabremos lo que vamos a pagar, yo recomiendo después de que nos “canten” los pescados, elegir el que nos guste y preguntar el precio, lo mismo con los vinos.
Hay que tener claro que todo de lo que dispone el restaurante Ama Leku es de primerísima calidad, por lo tanto baraturas no hay, saldremos encantados del producto, pero se paga, como en todos sitios.

Restaurante Ama Leku, Zaragoza

Lo que comimos en el restaurante Ama Leku.

Cenamos a la carta, no hay otra opción, todos los platos, salvo los postres y aperitivo, a compartir.

Croquetas de Escabeche: aperitivo invitación de la casa, se agradece, aunque hubiese sido más acertado sacarlo un poco antes para amenizar la espera. Sabor suave, textura bien.

Restaurante Ama Leku, Zaragoza

Berberechos:excelentes. Un plato muy recomendable, un fantástico producto tratado con mucho cuidado y acertado tiempo en cocina.

Restaurante Ama Leku, Zaragoza

Langostinos en tempura: es fue el plato menos acertado, una tempura dulce que anulaba completamente a un buen langostino, y al final estábamos comiendo sólo tempura, eso sí, dulce.

Restaurante Ama Leku, Zaragoza

Sargo: El sargo es un pescado típico del cantábrico. Es un pescado azul con multitud de aportes positivos para nuestra nutrición y salud, malacófago, lo que quiere decir que come moluscos, osea marisco, vamos que el bicho no es tonto, por lo que su sabor es delicioso, algo fuerte, pero fantástico. En este caso era de una calidad excelente y estaba en su punto perfecto, además acompañado de unas patatas asadas deliciosas también.

Restaurante Ama Leku, Zaragoza

Torrija: buenísima. Un muy buen postre, acertado colofón a esta cena.

Restaurante Ama Leku, Zaragoza

Sorbete: bueno de sabor y textura, aunque quizás más recomendable para una comida más copiosa ,abundancia de especias.

Restaurante Ama Leku, Zaragoza

Opinión y resumen del restaurante Ama Leku.

En la calle León XIII número 1, Zaragoza, el restaurante Ama Leku nos ofrece los mejores pescados del cantábrico, en un marco sencillo pero práctico. La principal gran ventaja, la calidad del producto y el buen punto de cocina. El problema: no hay carta, cantan los pescados que tienen ese día sin indicar los precios, igual pasa con el vino, por lo cual pedimos “a ciegas” en cuanto al precio salvo que preguntemos, que parece feo, pero que no es, sino más bien inteligente. El precio, alto, como corresponde a este producto, no hay pescados frescos y salvales del cantábrico baratos, simplemente no existen. Nosotros nos gastamos 84 euros para dos personas, 42 euros por persona, salimos satisfechos relación calidad precio.  Recomendable.