Bodegas Pirineos, del grupo Barbadillo, lanza al mercado un nuevo vino, el Tinto Señorío de Lazán Crianza, y he tenido el placer de haber sido invitado a compartir mesa y mantel en su presentación pública con su mentor, el enólogo de Bodegas Pirineos, Jesús Astrain. El cual nos ilustró sobre las bondades de este vino y su diseño dirigido a satisfacer el maridaje de una buena mesa y también una para una barra de “copeo“. De hecho este vino sólo se venderá en hostelería y  en tiendas especializadas.

El Señorío de Lazán Crianza pasará a sustituir al anterior reserva de la casa.

Crianza señorio de lazan bodega pirineos

¿Por qué es necesario sustituir el buen reserva de siempre por un crianza?

Punto número uno, porque “el horno no está para bollos“, un reserva es mucho más costoso de producir y por lo tanto tiene un precio más caro para nosotros, los clientes. ¿Hace cuanto que no ve en una mesa de un restaurante una botella de vino reserva?, yo mucho.

Punto número dos, los gustos están cambiando. Ahora nos gustan más los vinos “de trago largo”, de pensar menos, que estén equilibrados y redondos pero fácil de beber, de concentración media.

Punto número tres: ¿cual es la finalidad de un vino en una comida?, la misma de una guarnición, acompañar sin sobresalir, contrastar o cooperar según el momento, refrescar la boca y restablecer las papilas gustativas después de cada bocado, ayudar a lograr un momento memorable, pero siempre siendo un catalizador de la experiencia sin complicarnos la existencia.

Crianza señorio de lazan bodega pirineos

Mi opinión sobre este vino.

Me parecería absurdo hacer una erudición de la cualidades de este vino, o de cualquier otro, cuando es tan sencillo como darle la vuelta a la botella y leer la contraetiqueta para ver los detalles técnicos de un vino (tipos de uva, olores, sabores, ..), escritos por el enólogo de la bodega que seguro sabe mucho más que nosotros.

No lo es tanto el opinar sobre las sensaciones que nos provoca, con comida o sin ella, y eso haré.

El Señorío de Lazán Crianza ha sido premeditadamente diseñado para ser polivalente, que se comporte bien en casi cualquier terreno, lo probé tanto con un ceviche de vieira como con un ternasco asado a baja temperatura, e incluso con unos calçots, y como me seguía gustando incluso me tomé una copa después del postre, aquí si que tengo que decir que patinó, mejor un moscatel, lógico.

Es sin lugar a duda un muy buen vino de una excelente relación calidad precio, seguramente lo encontraremos en los restaurantes por unos 14 euros la botella, si se topan con el les recomiendo que lo prueben, no se arrepentiran.