Nuestra valoración: 3 cachirulos de 5 posibles, restaurante recomendable

El Hotel Reina Petronila (cinco estrellas), en Aragonia, Zaragoza, dispone en la planta calle de un café restaurante, el Café de la Reina, donde ofrecen diferentes menús a todo el público, tanto a los alojados en el hotel como a los que no lo están.

restaurante Cafe de la Reina

El Café de La Reina.

Llama principalmente la atención los grandes espacios y tendencias muy actuales en la decoración, ambiente energético, con grandes ventanales que nos bañan de luz natural y alegran la estancia. Colores vivos, aceros, y líneas asimétricas, entorno elegante.

restaurante Cafe de la Reina

restaurante Cafe de la Reina

La carta del restaurante.

El restaurante Café de la Reina nos ofrece dos fórmulas dirigidas al medio día, una más ligera de plato del día, y otra de menú completo para los que gusten de primero, segundo y postre. Pero además en todo momento disponemos de carta, con platos basados en mercado y producto, como entrecot, pescados frescos del día, jamón ibérico, ensaladas, etc.

El tipo de cocina.

El Café de la Reina tiene sus platos diseñados para el día a día, comidas de trabajo, sin despistarse en abalorios gastronómicos pero tampoco pecando de monotonía, esto lo logra con algunos ingredientes en sus platos que dan un toque de “color” en nuestro paladar, pero siempre moderados.

El Precio.

Con la opción del plato del día saldremos por 10 euros, y con el menú completo por 16 euros. A la carta saldremos entre 20 y 25 euros persona.

Lo que comimos en el restaurante Café de La Reina.

Tomamos el menú del día, por 16 euros, que consta de primero, segundo y postre (todos a elegir entre varias opciones), incluye también vino, cerveza, refresco o agua, también da la opción de poder cambiar el postre por el café manteniendo el precio.

Aperitivo invitación de la casa: unas patatas fritas, que se agradecen para “charrar” distendidamente mientras esperamos los platos, gracias.

restaurante Cafe de la Reina

Pasta fresca artesana, al dente, con salsa carbonara de queso y setas.
Una lograda pasta al dente, acompañado de una buena salsa. En este plato se ve claramente la diferencia entre este menú del día y un menú del día “habitual” de un restaurante cualquiera, donde por desgracia la pasta suele estar pasada de punto, mientras que este estaba dura, al dente.

restaurante Cafe de la Reina

Revuelto de bacalao.
Contundente plato, equilibrado e intenso de sabor, para buenos comedores, y más todavía si lo acompañamos bien de pan como hizo un servidor.

restaurante Cafe de la Reina

Carrillera con patatas asadas.
Plato clásico por excelencia pero también con una variante gracias a su divertida presentación, además un plato para salir saturados, la carrillera se deshacía en la boca y con un muy buen sabor.

restaurante Cafe de la Reina

Solomillo Ibérico, con pimientos y curry.
Aquí se evidencia el toque distintivo que hace al café de la reina salir de la monotonía aportando guiños en el gusto sin olvidar que se trata de un menú del día, donde se puede disfrutar de sutiles toques de autoría pero sin perder el norte.

restaurante Cafe de la Reina

Flan y helado de café.
Acertado postre, de presentación actual y texturas y temperaturas encontradas.

restaurante Cafe de la Reina

Macedonia de frutas.
Ideal para los que nos gusta incluir fruta en el menú, pero realmente estaba casi saturado, en general un menú copioso.

restaurante Cafe de la Reina

Resumen y opinión del restaurante Café de La Reina.

Es un restaurante que recomiendo para comer entre semana, aquí dos opciones que cada cual valore: el plato del día (diez euros), perfecto si luego tenemos que volver al trabajo, más ligero, o el menú del día si somos muy comedores o si luego podemos alargar la sobremesa tranquilamente (dieciseis euros), porque este menú es más copioso. También tenemos la opción de carta con platos más seleccionados y con la que saldremos entre 20 y 25 euros. Esta localizado en la planta calle del hotel Reina Petronila (cinco estrellas), en centro comercial Aragonia. Su ambiente es desenfadado pero elegante, un entorno muy nuevo y con sensaciones energéticas y mucha luz natural. Es un restaurante para los que buscan un menú diario alejado de los clásicos restaurantes de menús, aporta un toque completamente distinto tanto en plato como en sala. Recomendable.