Nuestra valoración: 4 cachirulos de 5 posibles, restaurante muy recomendable (Restaurante muy recomendable)

  • Dirección: Calle San Miguel 28, Zaragoza.
  • Precios: menú diario 7,5 euros, degustación 22 y 27 euros, también platos a la carta por unos 19 euros.
  • Fecha de la visita: diciembre 2015.

En el centro de Zaragoza, en la calle San Miguel, el restaurante El Kantinero, neotaberna, ha nacido con el entusiasmo de agradar ofreciendo cocina clásica adaptada a los nuevos tiempos, pero sin perder las sólidas bases donde se fundamentan estas recetas, que no son otras que las  tradicionales de madres y abuelas traídas a nuestro tiempo con modificaciones puntuales y divertidas.

Restaurante El Kantinero, Zaragoza

Su menú degustación es una prueba inequívoca de que sí se pueden hacer menús con arraigo, divertidos, largos, estrechos y a buen precio, como luego comentaré.

El salón del restaurante El Kantinero.

El ambiente transmite cordialidad, cercanía, ganas de conversar con amigos en un entorno agradable. Luz blanca cómoda y serena, tranquilidad y sosiego, a la par que dinamismo porque muchos clientes son jóvenes que encuentran en este restaurante un lugar para el vermut o tapear por la tarde tomando un vino.

Restaurante El Kantinero, Zaragoza

Dos espacios en la misma sala. Al entrar una barra y mesas altas para un momento informal, al fondo el salón para comer o cenar tranquilamente.

A tener en cuenta, para personas con problemas de movilidad, que al entrar al restaurante hay que bajar unas escaleras.

La carta y menús.

De lunes a viernes en las comidas hay un menú de plato único (La cocina de la Amá) que incluye también la bebida y el café por 7,5 euros, donde siempre los martes hay Alubias de Tolosa y los jueves cocido, son platos de cocina tradicional elaborados con las recetas de siempre y mucho cariño.

En todo momento tenemos también el menú degustación (que detallo a continuación porque fue lo que tomé en mi visita), y que tiene dos versiones, una con 7 platos y otra con 6, al precio de 23 y 18 euros respectivamente,la diferencia es que en la de 6 platos se elige carne o pescado mientras que en la otra se toman ambos. Estos menús son sin bodega, pero tenemos vinos desde 8 euros la botella por lo que los precios de estos menús con vinos son a partir de 27 y 22 euros por persona. Todos los platos del menú degustación son platos de la carta que también se pueden probar de forma individual si lo preferimos.

Además el restaurante el Kantinero dispone de una carta con platos del hortelano, del ganadero y del pescador, a través de los cuales podemos también comer o cenar a partir de unos 19 euros por persona (con precios medios calculado como 5 euros primero, 5 euros segundo, 5 euros postre, y una botella de vino para cada dos 4 euros, total 19 euros). Lógicamente si buscamos algo más informal y menos platos, podremos también cenar o comer entre 12 y 15 euros perfectamente.

Lo que comimos.

Tomamos el menú degustación en su versión larga, que consta de todos estos platos que indico a continuación, se toman todos, por el precio de 23 euros más bodega, elegimos un vino de 8 euros la botella, por lo que todo este menú cuesta 27 euros por persona, muy buen precio.

Bimi en tempura con caviar de wasabi y un toque de soja.

Esta verdura, muy parecida al brócoli, se presenta en tempura y con unas bolitas de wasabi y un fondo de soja. El conjunto otorga al plato un poderoso sabor y una textura juguetona, con toques nasales gracias al wasabi. Una perfecta introducción.

Restaurante El Kantinero, Zaragoza

Vermut Velasco (mix de berberechos, boquerones, mejillones, aceitunas) con oliva gordal, piparra de Ibarra, gel de aceite y perlas de vinagre.

Este vermut disiente de la ortodoxia que la propia palabra acepciona, con un diseño casual y divertido del plato, vinagres y salados con colores alegres y morfología dispar para romper con la monotonía, logrando sin duda que nadie se quede indiferente.

A tener en cuenta que las piparras son oriundas de una un caserío de Ibarra (Guipuzcoa), que las cultivan de forma familiar y de donde las trae el propietario del restaurante, natural de Tolosa.

Restaurante El Kantinero, Zaragoza

Restaurante El Kantinero, Zaragoza

Atún rojo macerado en shake con yuzu.

Bien trabajado, este atún con su punto de shake, es catalizado con el yuzu que le ayuda en su función de darnos placer, de nuevo el oro rojo un deleite.

Restaurante El Kantinero, Zaragoza

Trío de espárragos (triguero, blanco y brotes) con aceite de trufa.

Elementos de una muy buena calidad, conformando un plato fresco y suave, que tiene como colofón diferenciador y también muy interesante el toque de trufa en su cima.

Restaurante El Kantinero, Zaragoza

Restaurante El Kantinero, Zaragoza

Taco de falso buey sobre verduras frescas al wok.

Con una cantidad en su justa medida, para no morir en el intento a tenor del número de platos, viene acompañada esta tierna carne con un riquísimo wok de verduras que combinan a la perfección. Salteando unas escamas de sal negra. Muy rico.

Restaurante El Kantinero, Zaragoza

Lomo de dorada al orio en teriyaki.

Hay orios y orios, el auténtico, procedente del País Vasco, se elabora de forma ancestral con los cogotes de merluza, lo que le da ese punto gelatinoso que por desgracia no siempre encontramos, y por supuesto un sabor profundo, suave y complejo al mismo tiempo.

Restaurante El Kantinero, Zaragoza

Restaurante El Kantinero, Zaragoza

Postre de Sidrería (queso idiazábal de pastor, membrillo y nueces)

Clásico y no por ello exento de gloria, un postre que a mi personalmente me gusta mucho porque no es la “banderilla final que nos remata”, sino que se come sin prisa y charlando, además si nos queda ese último “culo” de vino final, será perfecto.

Restaurante El Kantinero, Zaragoza

Resumen y opinión del restaurante El Kantinero.

Me gusta el concepto y la filosofía de este restaurante, que se apostilla “neotaberna”, huyendo del ya desgastado término “gastrobar”.

Ofrecen un espacio tranquilo, iluminado, cómodo para la charla entre amigos entorno a una botella de vino y a unas raciones o tapas para un vermut, o si lo preferimos podemos sentarnos en su salón y disfrutar de sus menús, con especial atención a su menú degustación en sus dos versiones, con el que podemos comer o cenar entre 22 y 27 euros de forma divertida y huyendo de los ritos pero sin perder el norte.

Además tenemos una carta de mercado con platos de producto fresco de temporada que será ideal si queremos unas verduras, una carne o un pescado trabajado con amor en la cocina y partiendo de un producto seleccionado.

En resumen es un restaurante con una amplia oferta, un concepto bastante novedoso, y además con muy buenos precios, para todos los bolsillos. Muy recomendable.