Todos alguna vez hemos querido buscar restaurantes románticos en Zaragoza, los que vivimos en Zaragoza claro. Y es una labor delicada, no porque no haya, puesto que hay muchos, sino porque suele ser para una ocasión especial y buscamos eso mismo, un restaurante especial, romántico, que nuestra pareja salga encantada y que recuerde durante mucho tiempo con agrado… y su puede ser con pasión.

¿Qué requisitos tiene que tener un restaurante romántico?

Elegancia: Es fundamental la elegancia, que no quiere decir que los muebles sean bonitos, que también, sino que más bien la elegancia es un estado de ánimo, y como tal lo tienen y transmiten las personas, ¿y qué personas hay en un restaurante?, pues los camareros y el jefe de sala, también los clientes. Por ello es muy importante que el restaurante tenga un gran servicio, que estén pendientes de nosotros con extrema educación.

Intimidad: Es muy importante la intimidad, huir de las aglomeraciones y de los restaurantes donde haya grupos numerosos en nuestra misma sala, queremos tener una conversación privada, íntima, no queremos que nos escuchen ni tampoco escuchar conversaciones de otros. Para no tener problemas en este punto, cuando habamos la reserva en el restaurante romántico que hayamos elegido, la haremos con tiempo e insistiremos en que nos pongan en una mesa de una esquina, en ningún caso en el centro del salón, repito, insistir, si no lo garantizan buscar otro restaurante.

Platos: Los platos que pidamos en la cena romántica no tienen que ser excesivamente copiosos, no se trata de llenar la panza. Si nos gusta el marisco será una buena opción, de segundo mejor pescado que carne. Si los platos, al menos los primeros, son para compartir, mejor, creará un vínculo entre ambos y agilizará la conversación. Procurar que la mayor parte de los platos los eliga nuestra pareja, si conocemos sus gustos podemos utilizarlos para pedir los platos que le gusten, pero tampoco debemos de olvidarnos a nosotros mismos, al final la cena es de dos personas.

El vino: si a ambos os gusta el cava, o el champagne, lo ideal será sacarlo desde los aperitivos, y si es neceario sacar una segunda botella, es la bebida más elegante para nuestra mesa. Si no estamos seguros de que nos guste el cava, recomiendo si tomamos mariscos y pescado un vino blanco y sino un rosado, bien fresquito, que entrará fantásticamente, lógicamente si somos fanáticos del tinto o nos decantamos por carnes rojas, chuletón, entrecot, etc, pues tinto.

El postre: obligatorio tomar, si es mucho uno para cada uno, uno para compartir, dejará buen sabor de boca. Además los restaurantes románticos que os recomiendo son de un cierto nivel, y los postres en estos restaurantes suelen ser muy buenos, muy diferentes a los postres de los restaurante más sencillos.

Restaurantes Románticos de Zaragoza que recomiendo.

Restaurante River Hall, Aura

Restaurante Los Cabezudos

Restaurante La bodega de Chema